28.6.11

luciernagas

¿Recuerdas cuando solíamos cazar luciérnagas las noches de verano?
Te asombraba el brillo que emitían. “toda tu vida es un destello” – O algo así solías decir- Es lo mas intenso que llegaras a ser, no mas. “cuando las noches oscuras te quieran devorar…” – entonces callaste-
Te gustaba juntar luciérnagas en un pequeño frasquito era tu manera de sentirte segura. Por las mañanas las dejabas en libertad. Decías que debería de hacer lo mismo con las personas. Nunca lo entendí.
Aquella noche cuando dejabas el país, capture algunas para ti y entre sollozos y lágrimas deje algunas libres cuando te alejaste de mí. Cuando en las noches camino por la pradera y veo su resplandor, me recuerda el fulgor de tu alegría y me pregunto si algún día brillaras de nuevo para mi.

1 comentario:

Arturo Belano dijo...

Siento que escribes como yo escribía antes, mi buen.

Escribirle a esa mujer que siempre/nunca existió.

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.