31.12.11

Vámonos


28.12.11

Día


Estoy rodeado de pasto
Y esta flotando alrededor de mí
Viendo los árboles, Traspasándolos, escuchándolos.
El teléfono sonó, escuche una voz que me asusto.
Soy el ojo más vistoso del mundo,
Tengo seis brazos y una pierna,
Pero no estoy solo.
Me estoy expandiendo en la vida,
Pero aun no puedo ver donde
Termina el pez y comienza el ave
Palabras extrañas en la noche
Y elefantes  en mi pared
Alguien recolecto mis sueños
Y ahora solo tengo visiones del pasado
En el otro lado de la galaxia,
Escuche un rumor
Se siente como un árbol, se siente como algo en el aire.
Pero creo que encontré…
Me encontré a mi mismo,
Rodeado de pasto

26.12.11

Saturar


¿Te importaría si tomo tu mano, mientras se satura el mundo?
Viendo crecer y morir a las personas que nos interesan a lo largo del tiempo.
¿Alguna vez te has preguntado cómo llegamos a este punto? pues supe que algún chico con el que salías ha puesto en algún blog de internet algunas de tus obsesiones, y cosas que nunca dirías a nadie aun y cuando te lo pidieran. Pero eso no me importa porque está muy aparte de la manera en que te conocí. Llegaste una noche de verano mientras hablábamos de los White stripes y justo en ese momento no recuerdo que paso, lo que sí recuerdo es tu tono exacto de voz. Esas líneas de expresión que se marcan y siempre recuerdo. Te has dado cuenta que el invierno siempre llega antes de lo que uno espera, pronto  cámara en mano recorríamos el campus sin saber que queríamos lograr. Nunca había intentado con un cigarrillo, pero eso ayudo para que salieras de tu clase de francés.
Alguna vez pensaste en esos pequeños momentos en que coincidíamos, mientras todos regresaban a casa. Recuerdo que alguna vez te cedí el lugar y veía tu cabellos me gusta el vaivén que hacía con el movimiento del camión.
Te importaría sentarte un momento mientras te cuento algunos relatos breves al oído para asegurarme que no pierdas detalle. Algunos incluso podrían ser vivencias propias aunque claro no tendría el valor de decírtelo. Te contare algunas memorias tuyas que aún conservo y que no quiero perder  como tu aroma, lo trémulo de tu piel, lo suave de tu cabello. Desde luego poco a poco te irás dando cuenta de lo que quiero decir. Y es que al fin de cuentas resulta que esta uno desnudo y solo tiene sus obsesiones. Yo no me quiero evaporar. No quiere perderme con lo contaminado del ambiente mientras me ves desaparecer. Podrías por favor meterme en algún globo así podría flotar a tu alrededor, te acompañaría al lugar que desearas  incluso podríamos bailar.

23.12.11

La historia de mi vida comienza un martes.


Bebía leche directamente del empaque, cuando note que estaba caducada. No pude evitar mirar el  anuncio impreso en el costado, estaba tu fotografía. Después de algunos momentos note que cantabas una vieja canción, una canción que cantaba mi abuelo.
“he estado todo el día pensando en llamarte, pero resulta que no han inventado el teléfono, te mande un telegrama, pero no sé dónde vives. Así que solo me queda esta melodía, espero que llegue a tus oídos algún día”
Alguien llamo a la puerta y tuve una sensación extraña, sabía que eras tú aun que no conocía tu rostro casi podía adivinarte repartiendo el correo.
Olvide donde había puesto las llaves, corrí a buscarlas mientras tu voz se fue desapareciendo a lo lejos. Cuando atendí a la puerta ya te habías ido, solo había algo de misterio y todas las cartas que te di. Nunca comprenderé del todo como fue que la leche caduco.
Regrese corriendo a la cocina para escuchar de nuevo un poco de tu voz. La leche se había desbordado poco apoco desde el envase e inundaba la habitación. Creo que algo así puede llegar a ser el amor, cuando se caduca. Se acumula poco hasta que termina por ahogarte.
Busque algunos discos viejos para buscar esa canción que no terminaste de cantar antes de partir, pero resulta que te los llevaste contigo y no dejaste nada aquí, solo el silencio que no es suficiente 

21.12.11

Ya no me quedan recuerdos.

_

16.12.11

Ceteris paribus


Podríamos haber coincidió un par de veces en lugares comunes, entonces tuvimos una especie de revelación. Te pedí un cigarrillo y dijiste que no tenias con que encenderlo. No pasamos de algunas breves palabras, y siempre me pasabas de largo. En medio de tanta gente podría ser usual. Pero siempre tuve curiosidad. Hay mucho más. Conocer que te motiva a levantarte las mañanas de domingo, que te obliga a irte a la cama temprano. Conocer cada una de tus manías, y pequeños secretos que no le has contado a nadie. Saber que música te interesa y que hace vibrar tu corazón. Que te hace sonreír y a que cosas les tienes pavor. ¿Porque eres tan reservada? ¿Por que llevas el cabello recogido, si suelto se te ve mejor? ¿Por qué es que no sonríes, se te escapo algún viejo amor? ¿Acaso es que alguien te ha herido? ¿Acaso fue algún amor anterior?
Todo esto me interesa, porque jamás me intereso saber las cosas anteriores que ocupaban tu corazón, cada cosa simple cada detalle que paso. Pero todo esto ha cambiado en aquella protesta que cruzamos miradas y todo de pronto fue algo claro. No sé si es alcohol que tengo en la sangre o el frio que en ese momento sentí, pero nunca me sentí más vivo que cuando gritabas a mi lado muerte al mal gobierno. No conozco tu nombre y no lo quiero conocer, porque tienes pinta de un nombre con agonía. Uno de esos nombres que surgen con muchos problemas, más que gramaticales son del tipo que te dan dolor. Viene acompañado de una larga historia de un chico que jamás te amo, con quien no te sentías viva.

13.12.11

Meet you at the statue in

11.12.11

No pude escribirte, así que te hice un dibujo.


6.12.11

Invierno

Con algo de frio, dirás que la luz te molesta. Aun que la verdadera razón podría ser algo más cercano a mí. Y es como si de pronto todo volviera a la normalidad. Cantare algunas veces mientras la tarde pasa, pero como no soy bueno silbare la mayor parte. Beberé algunos vasos de leche, comeré unas galletas, mientras el invierno viene a averiguar si aun estoy aquí. Ya no tengo tiempo, para que me pase el invierno, ya no tengo tiempo para los días, no tengo ni un momento más, aunque quisiera no podría porque todos momentos se fueron contigo. Solo me queda bailar algunas viejas canciones, una libreta con viejos apuntes que diré en voz alta mientras no hay nadie en casa:
“Me voy a disolver lentamente, para no hacer nada de ruido. Voy a caminar despacio, tratando de no levantar muchas hojas a cada paso. Me voy a cantar algunas canciones cuando el clima este frio. Voy a correr a cubrirme de la lluvia, tratando de mojarme lo menos posible. Pensare que alguien me sigue a donde voy, o que incluso yo soy el que sigue a alguien. Tratando de no averiguar si solo seguimos la misma ruta. Después de varios días podre correr entre lugares abiertos, pues no habrá personas que me lo impidan.”