28.1.12

Interludio


"En cualquier momento la puerta se abrirá, y entraras cantando alguna canción que me haga sentir mejor. Después dirás las palabras que sabes decir, tomaras mi mano y después todo será mejor.
Cuando venga la noche a tratar de alejarnos al uno del otro, le mostraras algo que la aleje, pues no querrás que este momento se termine así de fácil.
Después de algunos momentos todo se disipara. Abotonare mi abrigo, y tú regresaras  del baño. Pagare la cuenta y saldremos del café donde estamos. Y sentiremos la noche. Afuera. Donde se sienten las cosas con mayor intensidad en la noche."

Gris


Es un sábado nublado y gris. La lluvia cae con pereza sobre el frio de las calles. El frio me ha cristalizado los ojos, no es que tenga algún sentimiento triste que no quiera compartir. Y de ser así podría decirlo mientras salgo a dar un paseo por lugares que me gusta recorrer cuando estoy triste. De ahora en adelante créeme que no me siento triste, tal vez me sienta melancólico, pero no hay nada que pueda hacer. Siento como poco a poco me voy consumiendo. Me voy menguando, hasta que pronto no quede ningún sentimiento en mí. Es como esa etapa de desintoxicación.
Otra noche que no encuentro mi voz. La perdí en alguna parte en mi transcurso a casa. Probablemente la olvide en el camión, en un asiento de los que están pegados a la ventana. Pues siempre me gusta sentarme ahí para ver cualquier cosa que no me haga recordar a donde voy. Y ahora cuando nos veamos por casualidad no me creerás que no tenga voz para saludarte. Lo mismo pasó con ese gesto de amabilidad que alguna vez te mostré. Cuando me decidí a volver sobre mis pasos a buscar recordé que ya no es necesario, pues ya no me interesa.
Es el tipo de cosas que quiero decir. Cuando no hay nadie cerca, pues así no me siento culpable del tono de mi voz.

La muerte.

La noche que irónicamente es la soledad. Una sonrisa suspendida, junto con una estrella. El silencio, mientras la gente pasa caminando. Ruidos de extraños conversando temas que no me interesa. Una mochila con algunas botellas. Miradas pérdidas. Ruidos aleatorios. 
[El camión se ha pasado de largo]
 mientras sigo caminando y me pierdo entre calles que recuerdo extrañamente. Algunas caricias que también están perdidas. Una vieja canción que me gusta tararear. Un bostezo. El sueño.tus ojos. Tus labios. Tu piel. Tú. El sueño eterno.

25.1.12

El tiempo


  • Me ha estado rondando por la cabeza, la idea de que no somos más que puro cabrón. Me aterra. Me aterra la idea. Me aterra siquiera pensarlo y a veces me viene el pánico por las noches. No respecto a la idea de ser puro cabrón porque eso es lo que somos, más bien la idea de que en algún momento, cuando menos lo espere me lleguen de golpe todos mis recuerdos. No mis recuerdos pasados porque sería bien aburrido, serán recuerdos futuros. Ya sabes a lo que me refiero en cualquier momento me puede llegar toda mi vida, no como un deja vú. Que me llegue toda la vida como una idea, como algo que tendría la certeza de que sucederá en algún momento. No como un sueño, porque nena eso es efímero y nada de lo que he visto, podría disiparse entre nosotros. Entonces voy a ver lo que pasara cuando de vuelta en la esquina, después de acompañarte a tu casa, lo que me espera en la clase del día siguiente. Lo que sucederá en mis próximas tres juntas de objetivos compuestos y sobre todo, cualquier cosa que suceda a nuestro alrededor.

23.1.12

Hoy


Hoy
Siempre me
Gusta esa palabra
Porque se me hace
Una palabra del mundo presente.
Tú por ejemplo te me haces
Bien del mundo futuro
Porque hoy no estás.
Estoy solo.
Estoy, solo.
¡Estoy solo!
Estoy. Solo.

equivocado


Lo que creo, es que nacimos equivocados.
Nacimos lejos, distantes.
A veces así pasa, pero uno no lo asimila hasta que lo ve de cerquitas.
Hay peores cosas que el nacer equivocado, como hacer la letra así toda chiquita y luego grande.
Viene    siendo                 como    un          desastre              total     .              Ya           sabes    a             lo            que       me         refiero.

Nota genérica

[inserte recuerdo aquí]

19.1.12

catarsis


Fue así como termine en terapia de grupo besando mi libreta, esperando mi turno. La gente estaba tranquila. Algunos eran amables, pero eso no lo sabrás porque no estarás aquí. Conocí a un tipo que se la vivía obsesionado con el espacio, pues tenía un haiku sci fi. En el narraba sus aventuras a lo largo del universo, mientras describía a una mujer y su relación. En medio de tantas historias tristes me llego tu recuerdo cuando salí por un café. Estaba justo apuntando mi nombre en la hoja de asistencia y luego me sentí perdido. Después de algunos momentos me recobre de semejante perdida en el tiempo. Había pasado casi 15 minutos y era mi turno al estrado. Estaba tenso, sudado de las manos y con frió. Les recite algunas viejas historias de cuando solíamos salir y perder el tiempo. Les dije cada uno de los detalles que siempre me impiden enamorarme, las cosas que detesto de ti, las cosas que recuerdo y sobre todo lo que no recuerdo. Lo que me agrada de estos sitios es que ellos nunca van a saber de quién estoy hablando, pero después de decir algunas palabras sin ver al público, tragar saliva y temblar un poco supongo que ya deberían tener una idea vaga sobre ti. Algunos incluso cambiaron la expresión en su rostro. Así fue como concluí con mi parte favorita, aquella donde les doy el sentido de número a las letras. Al finalizar todo fue mejor, pero no podía detenerme y fue así como agregue un “muérete perra”.
El café estaba bueno.

1930


En ese entonces era yo un poema de 1930, uno de esos que están doblados entre las hojas de una vieja libreta. Pudiste encontrarme un viernes, pero no me leíste hasta un lunes por la mañana. Era una de esas hojas amarillas a las que no se les presta mucha atención sin duda creo que eso fue lo que te atrajo de mi, pues en algún momento comenzaste a leerme sin titubear.
Me leíste detenidamente en voz baja, respetando cada signo de puntuación y con la correcta entonación. Me releíste dos, tres y hasta 4 veces. Admito que me sentí muy emocionado, pues nadie me había leído así antes.
Me hiciste vivir algunas pasiones que nunca tuve desde que me escribieron. Desde entonces pienso en ti todo el día. En la desconocida que me dio ese sentimiento para sentirme vivo de nuevo. Tal vez el amor que hay entre nosotros es un anacronismo, o una especie de revelación. No creo que sea ilegal. Lo más seguro es que se trate de lo primero pues tus labios no le corresponden a los míos en esta justas parte de la historia. Puede que este viendo directo hacia tus ojos, pero no encuentro mi reflejo y de nuevo tengo ese sentamiento como que te vas sin decir adiós, cierras  tu libro y de pronto todo es igual.

17.1.12

Wake up


Estoy pensando seriamente los problemas de coexistir en el mismo plano. No es que sea dramático pero ya cámbiate de dimensión. No quiero que sea algo cercano pero paralelo, quiero que sea bien lejos. Algo donde intervengan muchos años y edificios, por si algún día mi corazón siente la debilidad de buscarte.

Lo mejor en estos casos, es como siempre la distancia de tiempo, no la tradicional de vivir a unas calles el uno del otro, si no la distancia que solo el tiempo puede dar.

La ciudad se ha vuelto un lugar más interesante, lo más seguro es que siga igual solo que ya le pongo más atención. Son como engranes funcionando en sus tiempos y en sus lugares. Si ponemos tantita atención podemos ver nuestro recorrido preestablecido.

A veces creo que el amor de mi vida me paso de noche, y no pude darme cuenta de lo que sucedía realmente. No me di cuenta de los lugares que visite, las comidas que comí y las cosas que dije. Las situaciones las recuerdo levemente, pero no lo tengo todo tan claro, porque así es la noche.  Me gusta pensar que así nos pasa a todos, pero no estoy muy seguro.

Luego me gusta creer que viene el amor de tu vida, el que te pasa de día el que te hace darte cuenta de las cosas que suceden y de cómo suceden. En el que estas consciente  todo el tiempo y lo disfrutas, porque no hay ningún factor que pueda distraerte que sea importante.
Pero luego me imagino que pasan como sus eclipses que nunca dejan a uno disfrutar de manera completa lo que sucede.

16.1.12

Pendejo.


Hoy no tengo nada que escribir. Este escrito no habla de ti. No te menciona en ningún momento. No  voy a decir nada que después pueda ser usado en mí contra, es por eso que me abstengo de hacer cualquier declaración. Voy a caminar despacio, que es como se hacer las cosas. Tendré mucho cuidado y tendré calma. Diré palabras, para que las escuche aquel que quiera escucharlas. Tendré miradas de esas furtivas que solo la gente que ande en búsqueda de ellas pueda toparse. Voy a tener algunos momentos lucidos como en todo, pero serán breves. Perderé mis libros como siempre lo hago. Voy a tratar de pensar que el mundo es reciproco, después de todo no queda mucho de él. Te juro que todo estaba así cuando llegue. Me fumare algunos cigarrillos para ver si puedo dormir. Dibujare algunas líneas, pero nada que pueda entender. Luego pienso que la memoria es una mal educada que no quiere que duerma, pues me lanza recuerdos aleatorios. Algunos tiene que ver con mi infancia, otros tiene que ver con usted. Algunos con mis traumas y otros provienen de ti.
Creo que la vida será mejor, es esa incertidumbre lo que nos hace querernos levantar. Ni siquiera sé si llevaras el cabello suelto esta mañana al despertar.

15.1.12

15


A veces me haces querer ser paranoico. Aunque sé que eso no sería suficiente, pues nos queda el mundo por delante de nuestros pies, los pasos que no hemos dado aun, las canciones que no hemos tarareado juntos y las cosas que aun no sabemos qué sucederán. Algunas viejas situaciones que se nos harán familiares. Nunca nos quedará el ocaso. Unos cigarros que nunca nos terminamos de fumar. El invierno en la ciudad como a eso de las 11 de la noche. Los ruidos y los silencio también.

11.1.12

Soy

Hoy soy yo. Soy todos los demás. Soy cada persona típica. Soy cada caso en particular. Soy cada situación diferente. Soy la misma situación. Soy sueño. Soy aburrido.soy fundidora lleno. Soy un cine vacio. Soy una persona conocida en un encuentro casual. Soy tu vecino. Soy tu amigo. Soy tú. Soy usted. Soy.soy lo que quieres que sea. Soy menos. Soy más. Soy igual. Soy blanco y negro. Soy de noche y de día. Soy de lunes a viernes. Soy los fines de semana. Soy algo ajeno a ti. Soy enteramente incluyente. Soy excluyente. Soy vomito.soy todo lo que hay en el diccionario. Soy todo lo que hay en la tierra. Soy el desorden. Soy la calma. Soy cada situación ordenadamente repetida. Soy colores. Soy alteraciones cíclicas. Soy abandonado. Soy un martes bien chido. Soy un niño jugando a ser adulto. Soy un adulto que a veces es niño.soy un vaso de agua, así nomas sin pretensiones. Soy sal. Soy calor. Soy frio. Soy tu brazo. Soy tu recuerdo. Soy la unidad mínima de información necesaria. Soy cuando todo se complica. Soy la calma que siempre llega. Soy la felicidad. Soy la infinita tristeza. Soy foráneo. Soy ciudadano del mundo. Soy un autoestopista galáctico. Soy así bien pero bien. Soy Martha tu querida. Soy tu chica tonta. Soy el cariño que sientes cuando te levantas y no sabes por qué. Soy esa sensación de que tendrás un mal día. Soy todo lo que te puedas imaginar, pero también soy nada.

Nunca


Cuando veo a mí alrededor todo está en constante flujo. Cosas comienzan, cosas terminan. Luego trato de imaginar que lo nuestro no comienza, porque así no podrá terminar nunca. Podré seguir recibiendo tus llamadas en la madrugada. Tus mensajes aleatorios. Tu mano en mi mano y tu boca en mi boca. Tus palabras en mis odios. Mis palabras en tu piel. Mis pasos junto a los tuyos. Mis brazos alrededor de tu cuerpo. Tu cuerpo junto al mío.
Las tardes bajo las lluvias de hojas en otoño. Los abrazos en el frio. Yo queriéndote, o como sea gramáticamente correcto. Las impuntualidades que le dan un aire de emoción al desgaste.
Los debates literarios en espacios inesperados. El correr por los pasillos de la escuela. El correr por la calle. El correr a tu casa. El correr hacia ti. Gritar tu nombre. La noche. El estar acostados en medio de la nada.
El equivocarnos de dirección, no saber qué hacer. Tomar aliento y seguir platicando. Bailar en cualquier lado que el ritmo nos alcance. El intercambio de diarios, los sábados por la noche. Tu nombre en mi boca, mi nombre en el viento.
Lo mejor de todo es que no tiene que terminar nunca.

10.1.12

Medication


Estaba lloviendo hojas durante la tarde, la ciudad estaba dormida. Las hojas iban en una escala de colores dulces. Hasta que el viento las llevaba a nuevos y emocionantes lugares.  Estaba todo muy tranquilo para ser un lunes de enero. Los sonidos casi podían verse de la tranquilidad del aire. No soy del tipo de personas que entran gritando a un aula en calma, pero tenía que hacer algo en ese momento cuando te vi.
La luna se escapaba, poco a poco todas las noches, hasta casi fugarse. Quedaba un cuarto menguando cuando caí en cuenta. A donde se va la luna si no es contigo. Luego comenzó a llover y el viento se sentía algo más rápido de lo común. Estaba perdido entre la ciudad. Tengo que andarme con cuidado si no quiero pisar donde ya he pisado antes, lugares que recorrí con una historia que apenas y recuerdo.
Hoy tengo ganas de escribir mucho y el tiempo se porta como todo un mal ejemplo. A veces se adelanta, luego se retrasa. A veces incluso me hace quedar como un tonto, se pone deprisa y llego tarde. Me ha pasado estar esperando mientras se decide a llegar. El tiempo es algo bien arbitrario por que cuando estoy feliz decide irse bien rápido. Decide irse bien rápido. Decide irse bien rápido. Pero luego hay momentos en los que uno siente que le están robando el oxigeno, como cuando pasa gente a tu lado y se quedan mirando. A veces te preguntan alguna dirección.
Y es que a veces seria bien reconfortante salir de de nuestras realidades, conversar tranquilamente cualquier cosa que no tenga que ver con el clima, el trabajo y esas cosas que hacen que todo pase deprisa. Quisiera concentrarme en los pequeños detalles que aun no sabemos que han sucedido, las cosas que pasan y apenas lo notamos.
El semáforo cambio de color. No hay ruido, el autobús se detuvo. La gente comienza a maquinar cosas, sus miradas se empiezan a mover lentamente y sus mecanismos motrices son torpes y lentos. Cuando por fin recuperan el paso el autobús ha decidido avanzar.

9.1.12

El corazón como bitácora de la vida.


He llegado a pensar que el corazón es como una libreta. En la cual esta dividió en espacios equitativos entre amistades, familia, amores y pasiones. Así pues uno le va ajustando de acuerdo a lo que va necesitando en la vida. No hay alguna especie de manual, pero lo único que queda claro es que no puedes tener más hojas. En mi caso he tenido que sacrificar algunas hojas que correspondían a mis amigos, para tener amores. Pues el espacio se me había terminado. El de pasiones y hobbies por familia pues son un factor importante. El de amores por amistades que en la mayoría de los casos se vuelven lo contrario. La vida entera es un canje de variables y hojas de un lado para otro. No tendría ningún problema ni complicación todo esto, pero a mi corazón solo le quedan tres hojas. Por eso he decidido quedarme quieto, no tocar nada. Estar solamente viendo  la vida que me queda. En esas hojas podre describirte, claro que no será un descripción completa pues con tres hojas no podría ni dar una imagen adecuada a ti. Podre anotar algunas actitudes. Tu cabello. Tus gestos. Algunas miradas furtivas y claro desde luego tu voz.

6.1.12

Ella


Ella es todas las mujeres que me han roto el corazón, tal vez no hoy, ni ayer, pero algún día lo harán. De alguna manera siempre es la misma persona, solo que con diferente peinado. Ella se ha ido ¿sabes?  Siempre pensé que teníamos futuro, pero ella se ha ido! No entiendo, ni puedo asimilarlo. Creo que no todo estaba bien. Es definitivo. Ahora solo me quedan  las noches de miradas y pensamientos aleatorios. Las despedidas que siempre aborrezco.

Fragmentos del diario

Me he enamorado de ti solo unos instantes, ha sucedió tan deprisa que no tuve tiempo de pensarlo y por eso me disculpo. porque algo así justo en nuestro contexto jodería todo. de seguro era el martes que suelo confundir con la alegría.He tenido esa variación en el ritmo cardíaco cuando le vi esta tarde con su cara tranquila y distraída. el clima estaba algo frío. sus labios se movían lentamente, su mirada perdida en el horizonte le daba algo de fulgor que no duro mucho en llegar hasta mi sentido de atención. He decidido dejar de tomar ese medicamento que evita que pueda enamorarme. ya sabes ese que evita que pueda sentirme pleno y feliz cuando veo un amanecer.

5.1.12

No #1

Sabes que llegarás temprano a casa y que nadie te estará esperando. Probablemente decidas desnudarte y beber algo. No tendrás elección encenderás la tv para no sentirte sola. Verás alguna película de esas que tanto te gusta ver buscando que le dé un vuelco a tu corazón, tratando de pensar que eres tú, pero no es así. Buscarás alguna otra cosa que te saque de tu realidad, en la que estás hasta el cuello. Tal vez decorarás el cuarto, y pongas algunos arreglos que hagan que la luz se aproveche mejor, pero no importará porque tu oscuridad es infinita. En algún momento de hastió, tendrás que revisar tu maquillaje para ver si no se ha corrido, pero será todo lo que pueda esperar de ti.

Ahora mi móvil tiene un mensaje tuyo que no he podido leer. Le he pedido a alguien que lo borre, tratando de no mostrar un interés no necesario. No tengo elección. Pero luego reflexiono y pienso que tal sí el mensaje dice que quiere que vivamos juntos o mejor que vayamos por un trago, uno nunca debe rechazar un trago a un extraño.


Estamos justo donde comenzamos. Sentados a la orilla del puente tomando fotografías. Mirándonos furtivamente con miedo a caer. No has mencionado alguna palabra, la plática se ha detenido entre tu cabello y tus labios. Probablemente estas divagando viendo la luna o las luces de la ciudad, que se ven perfectas en esta época del año. Bueno no me importaría quedarme aquí para siempre, viendo los autos pasar y gritándoles.

1.1.12

Lemniscata


He tenido ese sueño recurrente toda la semana, en el cual me encuentro corriendo entre grandes árboles en un inmenso bosque. Escucho algunos pasos y te veo pasar corriendo a lo lejos. O al menos esa es la sospecha que tengo. Enseguida yo también comienzo a correr y luego resulta que estas detrás de mí. Siempre lo has estado, solo que ahora no puedo voltear a verte, por que se que se trata de ti. El aroma que vas dejando es algo que extrañamente me vuelvo a encontrar cuando sigo corriendo, lo cual me es imposible de creer pues sigo corriendo hacia adelante. Y si logro correr lo suficientemente rápido, puedo vernos las espaldas. Es una especie de temporada de otoño y es el atardecer, las hojas están tan amarillas que pensarías que no son reales. Los arboles son tan altos y frondosos que no puedo ver bien el cielo que casi estoy seguro es azul claro. Lo creo más como una certeza estúpida que por algo que pueda comprobar. Llevas puesto tu abrigo rojo y tus mallas negras. Llevas ese sombrero que siempre deteste, pero como te decía no estoy seguro que se trate de ti. Y esto es lo único de lo que estoy seguro, pues justo cuando volteo para ver si se trata de ti o de alguien más te comienzas a desvanecer. Lo seguiré intentando hasta que el sueño lentamente se vaya olvidando y algún día despierte con ganas de salir a buscarte.