28.4.12

¿Te he dicho que eres mi cuarentaydos ?


Te despertarías por las mañanas con una idea lejana de mí. En un sentido estrictamente ridículo serias mi 42. Podría sonar algo abstracto a primera instancia, aunque no creo que alguna otra persona use esto como referencia.  Específicamente eres mi sentido “todólogo” basado en Douglas Adams. De algún modo eres mi significación de la vida, el universo y todo lo demás. Luego no importa si traes puesta tu pijama, porque tienes esos mechones de cabello que le hacen juego. Luego tengo la sensación de evaporarme con cada persona que pasa junto a mí. Para cuando recupero el aliento, ya me he perdido en la ciudad. Te he comentado que me ofrecieron un nuevo trabajo, es uno de esos trabajos que hacen en el centro de la ciudad, después de todo el papeleo me han despedido cuando he exigido un pago. Me he perdido entre el tiempo mientras hablábamos sobre la importancia de los aguacates en la sociedad contemporánea y demás temas de suma importancia. ¿Tolerarías en algún momento el hecho de que te envié cartas sin remitente? Soportarías la obsesión que tengo de no estar poniendo atención, porque he conocido a unos tipos que les irrita dicha condición mental. Mi vida ha dado un vuelco emocionante, pues he salido de casa y no recuerdo si guarde la leche de nuevo en el refrigerador. Podría dejarte grabadas unas palabras en tu correo de voz, ya sabes, como en los viejos tiempos en los que solíamos fingir ser celebridades. Entonces sería mi turno al teléfono y haría una voz grave, mantendría el pecho erguido y la voz constante. ¿Aceptarías que te hiciera uno o dos dibujos mientras cantas?  Aunque después de todo tu madre te llamare y le dirás que has estado en el colegio todo el día.

27.4.12

Mom nom


Tu nombre es un palíndromo fallido.  No puedo decirlo con armonía, como la que tienen tus ojos. A veces quisiera que las estadísticas me ligaran directamente a lo negro de tu cabello. Hay tantas cosas que no se ti, y el destino siempre se pone en su plan. Debo admitir que la primera vez que te vi a cierta distancia, no pude evitar una cierta indiferencia. La idea me ha estado rondando en la cabeza, y cuando por fin me he decidido, parece que tu número telefónico es un capicúa. Desde pequeño he tenido una especie de obsesión, para mi esos números representan un microcosmos.
He tenido una tarde agitada, después de todo es la emoción de la vida que toca a mi puerta. No soy un experto en gramática, pero me gusta leerte. Leerte en cada una de las formas que adoptas, que son infinitas. Me gusta por ejemplo leerte cuando estas distraída, leerte cuando estas feliz, un placer culposo seria leerte cuando estas triste, pero mi favorito es leerte entre líneas. Leerte como nadie te lee, aunque pudieras ser del tipo de chicas que no les gusta que las lean y andan por el mundo como escondiéndose, lo cual solo complicaría las cosas porque yo también me ando escondiendo.

26.4.12

Pensé en llamarte a las 3, luego decidí que era mejor a las 4 y al final me di cuenta que no tengo tu numero.


Me gusta sentirme peligroso escribiendo tu nombre, cuando estas sentada exactamente al lado de mi. Me gusta voltear disimuladamente mientras acomodas tus lentes y recoges tu cabello. Algunas otras veces me gusta simplemente contemplarte sin ninguna finalidad específica. Creo que es una manera agradable de sentir la vida, como bien lo podría ser saludarte y continuar con mi camino directo al infierno. Me lo he pensado bien mientras bebía algo de gin, creo que lo mejor será que mi romance por ti no salga de mi libreta. He tenido una visión esta mañana mientras caminaba rumbo la clase que suelo llegar tarde. El profesor ha encargado un problema de algebra que no he podido resolver, por eso mismo me he puesto a divagar y en consecuencia a beber.voy a gasta mis días pensando en lo que podría suceder, aunque pienso que esto es algo casual. Me he perdido tratando de encontrar, las palabras adecuadas para describir la clase de persona que veo en ti.

25.690413,-100.295769


Fue una tarde de abril, mientras el clima estaba alrededor de 38°c. Estaba atrapado entre mis pensamientos y el tráfico de las 5, en una calle que no solía frecuentar. Justo comenzó una canción suave que me hizo voltear, en la acera donde el sol daba con mayor intensidad estaba esta chica  de cabello largo y un suéter a rayas. Se escondía detrás de un poste de luz mientras el sol aumentaba el calor del lugar y ella no dejaba de esconderse. No es que estuviera impresionado, pero creo que fue divertido. En esa época yo era un chico algo perturbado por la vida. Solía cargar varias libretas dependiendo el tipo de ideas que golpearan mi mente alrededor del día. Si ella no hubiera hablado de sus películas favoritas probablemente hubiera tomado nota en mi libreta negra. De haber mencionado algo de música extravagante hubiera hecho algún dibujo en mi libreta azul, pero como paso  de largo haciendo todo a la vez decidí pintarme su nombre en el antebrazo con marcador. Fue entonces cuando desperté y no había rastro de la chica y su suéter. Desde entonces me gusta salir a buscar peligro por esa vieja calle que no solía frecuentar, llevar una imagen más clara de cómo te planeo encontrar.

25.4.12

Es una especie de algo que no puedo describir, así que no voy a decir más.


Cada vez que te veo tengo una especie de revelación en donde olvido tu nombre.  Fácilmente tu nombre podría comenzar con I pero luego cambio de opinión y comienza con A. podrías tener cabello ondulo y fácilmente la imagen se podría disipar a cabello lacio. Tu voz seria certeramente cambiante y en cualquier momento podrías decir una u otra palabra. Aun creo que a cualquier instante en que llegue a cruzarme por tu camino me quedare detenido y con cara de imbécil. He decidió  preguntarte tu nombre, aunque en las madrugadas he tenido muchas alucinaciones. No creo que sea causa de la última conversación que tuvimos, la cual no fue muy productiva. A veces quisiera simplemente quedarme callado y que todos hicieran exactamente lo mismo, tal vez pudiéramos escuchar una que otra cosa interesante. Podríamos escuchar cuando frunces el ceño  y haces como algunos movimientos rápidos con las manos, incluso podríamos escuchar la desesperación que irradias y a los tipos que con ella llegan.

24.4.12

El cuerpo humano como maquina de recuerdos.


A veces cuando me encuentro solo, de repente mi cuerpo tiene alguna especie de reacción, pues recuerda las caricias que solías darme. Siento tu nariz contra la mía, esta algo fresca. De tus manos, mis manos aun extrañan la medida. De tu voz creo que sería prudente no hablar pues mis oídos se han negado a dejar de escucharte. En ocasiones cuando estoy tratando de dormir no puedo evitar escuchar algún susurro tuyo. Un tiempo atrás hubiera pensado que no olvidaría el instante en el que te vi por primera vez, lo extraño es que ha sucedió todo lo contrario. Recuerdo cualquiera de los otros instantes a cada momento, pues mi cuerpo está en una fase de negación. No estoy seguro de querer esto para siempre. Quisiera concluir diciéndote cuanto te he olvida y con mi cuerpo contradiciéndome.

23.4.12

Hay yogurt en el refrigerador


He perdido el rumbo –le dije mientras miraba mi café y agregaba algo de azúcar.- No creo que lo sueños puedan ayudarme en un asunto surreal como lo es la vida. Aunque estoy seguro que podrían darme indicios de que partes de la ciudad debería recorrer con los ojos abiertos. He permanecido en vela pues no me ha dejado el pensamiento desde que llegue aquí. ¿Sabes a qué sensación me refiero como una presión en el pecho que no se va? Podría ser que debiera dejar de fumar y empezar una nueva vida lejos de ti. Alimentarme sanamente y dejar poco a poco cada adicción de mi vieja vida. Es precisamente mi vieja vida la que mantiene despierto, pues sin ella no podría diferenciar esa delgada línea que existe entre el futuro y el ahora. En algún momento me he despago de la realidad que me rodea tratando de seguir mi sombra y estoy en un lado de la ciudad que no conocía, donde la gente es menos amable y desde luego mas callada. He preguntado algunas indicaciones para volver y encontrarme conmigo mismo. Aun que nadie ha sabido darme razón me han dicho que estoy mal licuado de la cabeza.

20.4.12

Cuervo


La he visto mientras bocetaba en algún parque del centro de la ciudad. Se encontraba leyendo algo de Edgar Allan Poe, mientras caminaba en círculos.  Yo ponía algo de sombras a los arboles cuando la vi de reojo. Volteando hacia donde me encontraba digo algo en un tono lúgubre de voz:
Un instinto inmortal, profundamente enraizado en el espíritu del hombre, es de este modo, dicho sin rodeos, un sentido de lo Bello. Esto es lo que administra para su deleite en las múltiples formas, sonidos y olores en los que existe. E igual que el lirio se refleja en el lago, o los ojos de Amarilis en el espejo, así la mera repetición oral o escrita de estas formas, sonidos, colores, olores y sentimientos, es una duplicada fuente de deleite
Pero extrañamente fui el único en voltear a su llamado. Entonces con algo de calma cerro su libro y comenzó a verme directamente. Algo sorprendido pensé que todo era una confusión. Cuando de pronto corrió directo hasta donde estaba y para cubrirme utilice mi cuaderno. Después de todo, la chica despareció sin dejar alguna especie de rastro en el lugar, más bien podría decirse que se volvió el cuervo que ahora habita en boceto.
Suele salir por las noches para conversar, y aunque no sé nada sobre la estética o la belleza, las platicas suelen extenderse hasta las madrugadas. No puedo tocar su mano, pues parece más una alucinación mía. La mayor parte del tiempo creo que se trata del fantasma de tu recuerdo.

Sepulcro.


He tratado de decírtelo desde hace tiempo ya, pero te encuentras tan ocupada ignorándome y no te das cuenta de lo que digo. Es por eso que tengo un malestar, es uno que no se quita con pastillas. He intentando con recetas naturistas pero creo que eso no es lo mío. He anclado todo lo que me trae recuerdos y lo he enviado al fondo del mar, pero siempre regresa a mi por las noches. Si tengo algo de suerte para cuando llegue estaré dormido.
Hable con alguien acerca de ti, aunque fue mera cortesía pues quería devolverte un viejo libro. Me ha dicho algo sobre que eres bonita, aunque eso ya no me interesa. Como siempre suelo intentar poco las cosas, me he decidió por un sepulcro más formal y sé que seguirás buscándolo desde el comienzo hasta el fin.
Salí a caminar por la ciudad desojando tu recuerdo en cada lugar que solía significar: algunas noches en vela, unas risas y unas miradas. Pero como he terminado el libro y aun me quedan algunos lugares por recorrer decidí escribirte una carta.
La próxima vez que decidas tu indecisión, ten en mente que no se puede andar impune por la vida.
Después de todo mírame.

18.4.12

virgulilla


Sé que probablemente duermes. Así que tratare de no hacer ruido al teclear. Alguna vez llegue a verte y pase de largo. Otras veces preferí sacar la vuelta pues no se qué haría si me llegaras a hablar. Creo firmemente que estas cosas son las que brindan el carácter a las personas, pero como siempre soy discrepante prefiero escribir en mi blog. He decidido afrontar lo que sea que tenga que afrontar. Arriesgarme y morir en el intento. Ya nadie menciona tu nombre. Eres como un recuerdo lúgubre. He salido corriendo deprisa y he olvidado mi cartera, es una suerte. La ciudad está durmiendo y no hay nada que me distraiga de tu recuerdo. El silencio no es lo mejor. Creo que es un poco tarde así que me iré a dormir.

Se me entumecen los dedos


Quiero decirte que te estás perdiendo muchas cosas que me están sucediendo últimamente. Ninguna de ellas ha sido algo tan importante para llamarte. Aunque precisamente no conozco tu número. La semana pasada tuve una terrible temporada de insomnio y me puse a escribir, creo que voy mejorando, así que cuando llegues tendré mucho que leerte mientras bebes café. Hice algunos bocetos de historias que me contaban de pequeño. Y compre una cadena para cuando compremos nuestro perro,  que llevara por nombre Octavio. Sigo haciendo ilustraciones que estoy seguro te gustaran, aunque no me he decidió a subir ninguna. Cruzare los dedos para que llegues pronto y no tengas ningún contratiempo. He tratado de dibujarte últimamente pero como no tengo idea de quién eres me limito a pensarte. Algunos tipos me han dicho que he perdido la cordura, pero creo que ellos no saben de lo que hablo. Pues mientras ellos pasan noches en algún bar, yo los paso con la idea que tengo de ti. Justo esta noche que estoy tratando de imaginar tu voz me está invadiendo el sueño. Es un sueño delicado que me aleja poco  de la realidad. No pretendo narrar todo lo que sucederá por que espero que el futuro me sorprenda.

H-O-L-A


Me voy a sentar frente al monitor y entablare una conversación, quiero pensar que tenemos más en común de lo que aparentamos. Porque nena hay una especie de magnetismo que irradias y que no se qué hacer con él. O todo esto que pasa es una mera casualidad que ha llegado demasiado lejos. Voy a cantarte una melodía suave para que tus ojos claros entiendan, que la próxima vez que se decidan a aparecer deben tener cuidado de enamorar  a un tipo como yo. Aunque soy del todo ordinario y nada fuera de lo común, esa mirada me hace querer decirte algunas palabras amables para que no pierdan la ilusión de que existe esperanza en el mundo. Probablemente  no iremos mas lejos de un “hola”. Podría llamarte en la madrugada para preguntarte como estas, porque esa duda no me deja dormir. La próxima vez que me cruce en tu camino tratare de centrar mi atención dispersa en ti, pues eres algo que quiero recordar con claridad.

16.4.12

La "H" es muda como yo


He tomado la decisión de hablar contigo esta tarde a las 5. Justo te veo en la parada del camión y no puedo hablar, entonces trato de decirlo en lenguaje de señas. La gente alrededor puede notarlo fácilmente, soy pésimo. Oye es divertido, porque creo que esas cosas después de todo nunca se pueden describir. Hoy estoy enamorado de una canción. Es algo muy distinto a tenerla en la mente sin poder olvidarla. A cada momento que escucho las notas mi corazón se acelera, y mi respiración se acorta un poco. Después de todo creo que me siento más contento. Creo sinceramente que las mujeres deberían escuchar belle and sebastian, eso las hace increíbles. Creo que de cada situación deprimente hacen un festival, no en el sentido incomodo sino en el agradable.

if you're gonna look at me that way

Es una sensación extraña y no puedo dormir. No quiero dormir. He cruzado apenas un par de palabras pero es divertido porque creo que estamos en una película. Parecería que los primeros diálogos serian sobre como bailar, pero en cambio fueron sobre calcetas. En cualquier momento podría deslizarme  a donde quiere que te muevas. Y entonces está hecho. Bailas alrededor, tienes un paraguas y mueves charcos en distintas direcciones. Nadie sabe que estas cantando pero parece una melodía agradable, una melodía que quiero conocer tan bien para cantar contigo.

14.4.12

pólvora

Fue una chica que conocí en una fiesta a la que no me invitaron. Ella platicaba con naturalidad, cuando empezó a mostrar sus tatuajes. “Este me lo he hecho en la semana en que tenía mi periodo y casi le rompo la boca al tipo que me rayo, si no fuera porque me hizo un descuento para este otro, creo que hubiera salido llorando de ahí” creo que estaba tocada de tantos químicos que se había metido porque justo después comenzó a llorar.

distracción

Porque le he visto hacer un gesto esta mañana mientras se acomodaba el cabello, la vi a través del reflejo  de la ventana. Después de todo este tiempo no creo que sea lo mismo. Las cortinas estaban cerradas lo que le daba un toque más romántico a cada movimiento que hacía. Su voz ha hecho eco en algún lado que solía conocer. Me he perdido cuando he visto sus ojos y crep que lo volveré a hacer. He perdido el rastro de su voz mientras despertaba, aunque creo que fue lo mejor. Ahora solo me quedan las noches de luna llena, las viejas canciones en callejones y una banca mientras amanece en domingo. Algunas banquetas de supermercados.

13.4.12

elpapeldechinacomohojasparailustrar

Justo ha comenzado a llover de nuevo y he cerrado la ventana. Ahora tu recuerdo no puede entrar  como lo hizo la vez anterior. Aunque cuando oscurece es mucho peor. Peor por las mañanas estoy bien. Suelo tener secuelas, pero he perdido algo de atención. Ahora cuando hables cerca de mi trata de no hacer como lo he hecho yo. Es tan insoportable como el hecho de saber que ha pasado apenas hace unos segundos. Estoy seguro que comprenderías estando en mi situación. He salido a caminar esta noche porque de alguna manera el tiempo se asienta en cada paso que dé he decidido dar. Aunque más de alejarme parece que termino acercándome.

La chica que se parecía a ti.

La he visto sentada entre los asientos del camión, escuchando música. Tenía el volumen muy alto. Creo que escuchaba algo de iggy pop. Tenía cabello lacio y oscuro, estaba algo maquillada y decía palabras en silencio.  Estaba vestida de negro, era algo casual. Le perdí de vista unos instantes al bajar en el centro de la ciudad. La he visto esperando a cruzar en la siguiente esquina. Tenía una falda de rayas y blusa blanca. Cabello claro como el trigo y tez clara como tú. Me ha seguido hasta este lugar, pude ver su cabello castaño brillar. Usaba lentes de sol pero aun estaba nublada la ciudad. Una blusa color carmesí. Ruido. Tráfico. Copias.

9.4.12

Eufemia


Cuando de pronto decida llevarte a tu casa una balada tranquila, una con la cual pretenda sacarte del sueño en el que te encuentras, espero que el clima no esté en operación.
EL viento siempre me detiene cuando voy camino a tu casa, aunque he pasado situaciones más incomodas como los truenos, que a menudo hacen que no recuerde la canción con la que pretendo despertarte. Cuando en determinado momento pretendo desistir lo único que motiva a esperar una respuesta de tu parte es tu cara natural y los no cosméticos que usas los cuales en parte determinan la belleza real como lo es la risa.

7.4.12

Nombre genérico


Me he despertado con la idea bien puesta en la cabeza. Fue una mañana de primavera, lo tengo bien presente. Se me ha quitado el hambre unos días, he probado bocado leve pero nada digno de digestión. Cuando Salí de casa he visto a mi vecina barriendo las hojas de los árboles y me dio los buenos días.
He tomado un camino largo al mercado de la ciudad. Los aromas nunca me han terminado de agradar. Abundan locales de bisutería, algunos restaurantes y revistieras. Algunos niños le toman como su casa, tienen ellos ahí su diversión.
La mente se me ha volado. Llego a mi destino la lectura del tarot. La idea que me aflige de mi boca salió. “Dígame cuando voy a morir”. Voy anotarlo en esta pequeña hoja, lo pondré dentro de este sobre.
Después de haberle hecho la pregunta, la mente dio un fallo, se me lleno el cuerpo de nervios. El hambre poco a poco volvió. Mi vecina sigue barriendo por las mañanas, solo que ahora ya no me saluda.
En algún momento de mi vida la curiosidad me llego como de golpe, decidí abrir el sobre. Una sonrisa resulto de todo.
“cuando suceda”

5.4.12

¿Te iré a recordar cuando se viejo y canoso?







































































Pudiera suceder que sea un viejo senil y nunca lo recuerde. De ese modo nada me robaría las noches y caminaría con tranquilidad. Algún día llegara a mí el recuerdo del tatuaje en mi brazo y comenzare a preguntarme el motivo particular y el momento en el que sucedió. Podría tener un destello y entre eso podría recordarte un poco. Buscaría alguna de las fotografías de tus maravillosas sesiones, en ellas estas caminando por la ciudad con un tipo al que nunca conocí del todo. Supongo que debió ser un mal fotógrafo, pues a cada cuadro sales borrosa. Hay una fotografía en particular que es mi favorita, en ella tienes como mil coas colgadas al cuello y sales feliz.
De alguna manera se que debo saber tu nombre, si hago un esfuerzo me vendrán poco a poco las letras de él. Comenzare por tu segundo nombre que nunca te gusto. Por la idea que tenias sobre los chicos cuando hablabas de él. De cuanto  te girabas y me dabas la espalda porque te dirigías ala escuela.

4.4.12

Seis de la mañana


Me gusta dibujar, aunque mi talento no es dibujar. O probablemente sí lo es pero me gusta más dibujar con palabras. Podría prolongar más la expectativa relatando tal o cual cosa o determinada situación.
Me gustaría mas centrarme en la chica que he visto esta tarde en el metro al regresar al centro de la ciudad. Tenía algo de alcohol en el cuerpo y sabes cómo soy cuando bebo de mas. No es que sea un indecente pero suelo decir algo de verdad. Le he seguido un poco pues no tengo nada que hacer, después de todo parece que se dio cuenta y sonrió un poco mientras me veía por el reflejo de la ventana. Incluso puede ser que haya volteado directamente y dicho mi nombre. Yo –distraído como siempre- pude haber estado viendo mi libreta mientras pensaba que anotar.
He estado teniendo algo de nervios en lo que va de la semana, pues el doctor esta al vuelta de la esquina, aunque esto último no es verdad quiero decir.
Podría perderme en la ciudad con algo de alcohol rondando mi cuerpo, pero sabes que siempre terminaría en el mismo lugar, así que he decidió rendirme e irte a buscar.

2.4.12

Instrucciones


Lo he pensado esta tarde mientras caminaba. Se podría decir que es algo como amor y odio. Una parte me repudia cada cosa que recuerdo de ti. Pero luego viene esta otra parte que me dice “¿Apuesto a que le ha extrañado de nuevo?” hay muchos momentos de tranquilidad. Todo se ha vuelto menos abrupto. Pero existe una especie de reflejo, que me mantiene con la mirada baja. Mentimos para sentirnos vivos. Pero justo ahora llegan las vacaciones, aunque claramente para mi seria todo lo contrario, pues las ocupaciones me mantiene distraído de ti, las labores que me ocupan la mente se llevan cualquier rastro o nostalgia que decida aparecerse sin previo aviso. Pero en vacaciones no es así, es todo lo contrario podría parecer que descanso de cualquier cosa que haga en mi vida. No descanso de ti. Pues justo es cuando vuelves.
“le he visto esta tarde. Fuimos por algún tipo de helado, mientras objetaba cualquier cosa que le pasar por la mente. Estaba muy tranquila y se ha olvidado de mi nombre. La situación que le mantiene ocupada es saber cómo será la asamblea de la semana siguiente. Ha sido todo maravilloso. No es que trate sobre nada en particular pero cualquiera pudiera entender que son problemas de niños ricos. Que no saben cómo gastarse la vida con su novia.”
Te he mentido de nuevo pues estar carta la he encontrado en un pedazo de papel  tirado de regreso a casa.