29.6.12

I can see your future, there's nobody around


Respecto a las mujeres, creo que me gustan complicadas. Con su manías y laberintos mentales. Sus callejones sin salida, sus obsesiones perversas. Sus detalles sutiles y su desesperación poco notable. Como a veces suelen usar fragancias con aromas dulzones.

27.6.12

Retrato numero 32


Desde el comienzo hemos tenido un inicio problemático y  he pasado semanas enteras dibujándote. Creo que podría hacerlo de memoria, solo que dudo de mi capacidad de dibujarte con la entereza de tus ojos. Con la delicadeza de tus dedos al moverse. Soy de la clase de tipos que suelen merodear por la ciudad, fantaseando con la idea de encontrarte. Cualquier momento podría ser decisivo, mientras te presentes. He olvidado bajarme en la estación y el metro se ha pasado de largo. De alguna manera no se puede errar, mientras te llega la vida. Me voy a gastar los recuerdos que me quedan, mientras tenga algo de lucidez. Podríamos haber tenido una conversación algo banal, hablando de calzoncillos y ropa interior. “Creo que deberíamos seguir derecho por aquella calle y después doblar a la derecha”  le he escuchado decir que estaba ebrio del todo y ha estado hablando sin parar. Creo que nos volveremos ausentes en esta ciudad llena de gente sin dirección. Hasta que algún día te decidas a arrollarme con tu auto. Probablemente será en reversa mientras lo estacionabas, para variar yo estaría distraído tratando de cruzar la calle. Durante la conmoción tendré alguna especie de alucinación, en la cual creeré que eres la respuesta todas mis dudas. Te invitare a salir a algún lado bonito, a lo cual te negaras y así terminara todo esto.


25.6.12

vació



Creo que me rendiré y me iré a casa a masturbarme.
Tratare de llenar el vacío que siento con basura que vea en internet.
Después de todo creo que me hará sentir mejor.
He estado rondando por todos estos “vacios urbanos” buscando coincidencias  en el suelo.
La ciudad me llama de manera latente y poco a poco todo se vuelve un pulso lento,
 que nos viene de golpe y nos mueve a diestra y siniestra. 
Solo un impulso puede sacarnos de aquí.


24.6.12

Cualquier cosa que pueda suceder un jueves por la tarde.


Llueve.
Tu recuerdo se cuela por la ventana.
Ha entrado algo de lluvia.
Es demasiado tarde, el café está listo.
He perdido lucidez.
Todo ha perdido presencia.
Todo se vuelve silencioso.
Irse o quedarse, el dilema de siempre.
Me voy, pero me quedo contigo.

21.6.12

¿Crees que sea posible morirse de amor?


No sé si sea el silencio en la ciudad o el vacio en mi cerebro, pero te extraño lo cual es una manera muy estúpida de perder un día de felicidad. Comencé pensando que sería temporal.Siempre empiezo al revés y termino al revés. Algo así como lo que paso con nosotros. Empezamos como sabiendo todo y estamos acabando como enterándonos de la existencia del otro. Solo quiero decirte que sigo queriéndote  e incluso me es estúpido salir con otras personas por que aun siento esa culpa. Como si te estuviera engañando. No soy el mismo porque no lo soy. Así que he de confesar que te he engañado un par de veces durante tu ausencia. He encontrado un viejo mail que te envié en el 2006 que nunca te llego. Salgo por la ciudad con la esperanza encontrarte a la vuelta de la esquina, riendo y fumando. Podría ser el único chico en la ciudad con una esperanza tan absurda. Siento que camino lentamente, con la idea de que me alcance la vida y sea como la deseo. No he podido dormir en semanas, cada vez son menores los tiempos en los que permanezco consiente.

¿Crees que sea posible morirse de amor?

En un principio la idea me pareció completamente ridícula, luego llego tu voz. Llegaron tus caricias y me volví una persona crédula de la belleza del mundo. No quiero que regreses. Quiero que te quedes lejos. Ausente como distante. Nos merecemos lo que nos pasa. Podría ser que somos una seria de ecuaciones no relativas. Que queremos integrarnos a la fuerza y eso no pone como limite el infinito. Nada nos garantiza un caso de éxito, pero podemos gastarnos la vida intentando. Hay personas que no tiene ni la fuerza para tomar por el mango el sartén. Me gusta clasificarme en el grupo de personas que dejan que la vida les pase, por ejemplo me gusta que me sucedas tu. Me gusta que tu voz me alcance como en un sueño, que tus gestos me arrullen hasta llevarme a donde provengo, a ese mundo onírico del cual salimos. 
la idea de morir de amor se me hace ridícula, pero morir de ti, eso es una cosa completamente distinta.


20.6.12

ɐʇɹǝן∀


„oןǝıɔןɐɹıoɯoɔsǝoןǝıɔןǝsǝsoɯǝɹǝubsouǝɹdɯǝıssoɯǝɹǝubsouǝɹdɯǝısɐןןɐʎuɯopuɐʇsǝuuɐʎsoɾǝןsoɯǝʌsouɐʎsɐɯsoɯɐɯɐsouɐʎsoɯɐɯɐsouɐʎoʎʎuʇopuɐuɔsɐñǝusǝubsosǝsoñǝussosǝǝʇɹɐpıuɔuǝıqopǝudǝubʎoɥ⅄„

18.6.12

boomerang


Desde pequeño el concepto de amor no me quedo muy claro. Siempre he sido un chico algo nervioso .Solía tener todo ordenador, para cuando te decidieras a aparecer por aquí. Un pequeño retraído, esa podría ser la definición más exacta para mí. Soy un desastre con las chicas, aunque no es algo que me haga sentir mal. Siempre estuve merodeando por ahí. Hay sucesos fortuitos y desagradables en la vida, siento que de alguna manera tu entras en las dos partes de la clasificación. En este momento preciso de la ficción, la historia no cuadra. Podría haber sido algo en el aire de esta tarde, lo que me puso nervioso desde el principio. El ridículo es lo más fácil de hacer en la vida, pero eso creo que siempre me sale muy natural. Cada quien define el tipo de idiota que quiere ser en la vida. Tengo bien definido que quiero ser el idiota que esta junto a ti.  Sería interesante pensar al amor de tu vida como un boomerang, ya sabes se aleja peor llega un punto en el que regresa, es cuando se da el momento definitivo y si no estás atento termina golpeándote.

















"Después de algunas primeras clases, una chica y sus ojos llamaron mi atención. Gustaba de galletas de animalitos y la jalea de fresa"

17.6.12

No remordimiento.


Soy un vestigio de la sociedad. Un rechazo, una negación inminente. Al menos esta noche es válido. No soy el reflejo de tu estupefacción. Soy el reflejo de algo más inherente al ambiente. Podría ser que todos somos una alucinación colectiva de esta ciudad que nos corrompe. Creo firmemente que en el corromperse esta la libertad, de algún modo luchas violentamente contra ti. Contra esta imagen auto-impuesta. Dentro del corromperse esta la sensación de vacío, que viene después del acto. Esta aura de no remordimiento, pues cada cual es responsable de sus actos. He de afrontar lo que me suceda, y que siga la vida.

Así despido a mis 23 años.


14.6.12

Brujula


Quiero perderme por la ciudad, entre la multitud de personas donde no escucho tu voz. Dar vueltas impulsivas en cualquier calle en la cual me asalte la necesidad de perderme.  Andarme sin prisas, lento pero neurótico. Debería conocerte mejor y así podría anticipar cada gesto que pudieras hacer. No para evitar sorprenderme, sino para apreciarlo mejor.  Suelo imaginarme que vivimos dentro de una melodía tranquila y nos desplazamos a través del tiempo y el espacio. En un sentido romántico me gustaría decir que en la misma dirección, pero podría ser que solo estamos en una encrucijada, y no es más que un momento lo que tenemos aquí. Como suele ser la casualidad podría ser que coincidamos más de una vez en un lugar determinado, pero por factores externos, no vamos a vernos.

De alguna manera todo me remite lentamente a la analogía del corazón como brújula, siempre apuntando al amor de tu vida. Podría sonar un sentido estrictamente romántico, pero me gusta pensar que mientras me pierdo por el mundo, en realidad me estoy acercando a  ti. Si estoy errado en mi camino, podría ser que alguien le ha pasado un imán. Solo me quedaría deambular errantemente con la esperanza de atracar en tu puerto por mera casualidad. Algunos prefieren llamarlo particularidad, pues mantiene viva su ilusión de control.

A los humanos nos gusta complicarnos la vida. Creo que por eso me siento tan aceptado en este lugar.


13.6.12

Quiero un helado.


La noche continua con su recorrido natural mientras sigo perdido. El sonido transcurre entre mis manos, como el viento en mi cara. La vida podría tratarse de andar deambulando simplemente por ahí. He tenido una semana aleatoria, comenzando por el hecho de que es martes. No he resulto nada por medio de ninguna catarsis. Esta tarde pareció llover mientras bebía algo de café. Hemos cruzado un par de palabras, pero francamente no hemos dicho nada contundente. Parece hacer un calor algo tolerable, mientras el fresco del viento se esconde lejos de aquí.  He dejado mi medicamento perdido por algún lugar de la ciudad. Los sonidos se vuelven algo frecuentes y la luz va y viene como de golpe. Una memoria vieja, una memoria mal educada es lo uno que podría esperara después de tanto fármaco. Una que me traiga de la muerte el recuerdo de los que ya se fueron, una que me muestre de golpe tu silueta en mi pórtico, una que me saque de contexto las canciones para no sufrirlas,  pero tampoco podría gozarlas. Una que me haga perderme por la ciudad, aun y cuando sigan siendo los mismo viejos espacios que están cargados de tu esencia. Quiero aprender a distinguir nuevas fragancias y embriagarme con ellas, aprenderme nuevas anatomías y sus derivados. Quiero nuevas tramas en mi narración que parece cíclica.


12.6.12

No a este texto.


Entonces sucede que no pasa nada cuando trato de describir las cosas. Prefiero narrarte lo que quiero que sepas. Perfectamente esta fotografía podría ser una narrativa tuya, pues estos espacios por algunos momentos pertenecieron a ti. A simple vista no hay nada, como ahora. En un trasfondo temporal, estamos indecisos. Podría ser que esto me remite a los días de noviembre. No soy bueno con las fechas, pero el numero 1117 me ha golpeado con la mirada. Sigue haciendo eco en mi cabeza. Tengo esa leve sensación de haberte visto en algún instante pasado tal vez en otro contexto. Para concluir me gustaría decir que todo esto es efecto del café. He tenido ese presentimiento de volverme un extraño. He venido teniendo la idea de hace las cosas correctas, pero no puedo evitar negarme hacerlo. Tal vez sea una sensación de equilibrio en el karma lo que en un primer instante me mueve, pero justo después pienso  en que no hay paz en el universo, hay caos. El caos es lo que mueve al mundo, es lo que mueve todo, estando en una situación de equilibrio creo que nada cambiaria. La zona de confort podría llevarte a un estancamiento. Es entonces cuando decido decirle que no a todo. No a tu voz. No a tus pestañas. No a tu postura políticamente correcta. No a tu cabello. No a tu piel suave. No a tu perforación en la oreja. No tus uñas pintadas. No a tu libro rojo. No a tus labios. No a la ciudad. No al ruido. No a gente que la habita. No a mi empleo. No a mi escuela. No a mi contexto. No a cualquier cosa que no me remita a ti. No quiero una realidad lejana, quiero una realidad efímera. Una realidad bien planteada contigo aunque dure poquito.

10.6.12

-- --- .-. ... .


Todo esto ha venido siendo como un sueño, que no termino de entender. Por un lado está el ambiente viciado y la relación que tienes con él. No soy del tipo que simplemente desaparece. La ciudad se sigue moviendo y en los momentos cuando se detiene las palabras salen de golpe. La palabra olvido me recuerda tu nombre. Cuando la gente dice  una palabra se olvida completamente de su esencia. Van por el mundo hilando frases a las cuales no les prestan la menor atención. Llegara un momento en que van a querer que las palabras perduren, es entonces cuando podrán tomar conciencia de esta esencia. Puede haber más que un interesa de por medio. Podemos ser los idiotas de siempre, es el temor que nos alcanza al llegar la noche.  Podría pasar que uno se convierta en una historia romántica incomoda de platicar en una noche de copas. Entonces en cualquier momento podría sonar una canción que describa perfecto todo. Esa sería la salida fácil. Podría continuar hasta que la situación me lleve a un punto de quiebre, o mejor aun podría tomar la solución burguesa y pagarle a un tipo por que escuche mis problemas. De pronto todo parece ser exacto, como tu ausencia.






9.6.12

Me voy a perder entre las ramificaciones de tu ser.

Te he visto con tanta atención esta tarde, que casi creo que podría recitar de memoria cada gesto tuyo. Mientras acomodabas tu cabello -que por supuesto es negro- no he podido evitar preguntarme qué es lo que hace que mi atención se centre en ti. No he descubierto si te pones ausente con la falta de luz. De pronto llegare un día y te preguntare: ¿De casualidad no eres española y estas perdidamente enamorada de mí? ¿No te desvelas pensando en algún futuro lejano? Porque te he visto mirándome o tu me has visto a mí, pero no tenemos tiempo para indecisiones. Entonces pronto podrías nárrame con alguna sintaxis visual como es qué prefieres la primavera y sus estampados. Yo por mi parte hablare del invierno y de lo crudo que puede llegar a ser. En algún punto intermedio nos vamos a perder, tú puedes continuar con tus sueños de ciervos. Por más profundo que sea el sueño que podamos llegar a vivir, en algún momento tendremos que despertar. Y te estaré esperando.

6.6.12

una mirada más de cerca

5.6.12

La nota en mi bolsillo.


Es el reflejo al que me enfrento por las mañanas el que no termino de comprender. Siento una extraña alienación. A veces simplemente siento que no pertenezco  a este lugar. Muchas veces me siento perdido en esta vieja ciudad. En qué momento deje de pertenecer al sueño colectivo y comencé a ser parte de un sueño efímero.
No tengo muy en claro a donde va llegar todo esto. Me gusta mantenerme errante. La nota en mi bolsillo dice:

“Por mi que se muera allen o que todos ignoren quien es trotsky o que a veces cuando camino por ahí pienso en ti y luego me viene la mente el recuerdo de la forma de tus labios y me desoriento un poco y eso me gusta y la verdad me gusta mucho y si a veces parezco un loco tal vez lo soy escribo todo seguido sin el menor remordimiento de lo que pase ortográficamente hablando hace ya unas horas que nos despedimos y aun estoy en pánico es decir el insomnio es bueno hace que fluya la energía que me fluya el sentimiento y a veces no fluyes y eso es bueno mis neuronas están arraigadas a ti”

3.6.12

No futuro


Desde hace varios días que he venido sintiendo esa estela lúgubre sobre la atmósfera. Las nubes llegan como de golpe a tomar la ciudad y de pronto todo parece más melancólico de lo que en realidad es. Estoy perdido. Perdido conmigo, no le he sido fiel a mis creencias. Uno debe hacerse su juicio y guiarse por él, no dejar que lo contaminen a uno con frase ajenas a su situación. La ciudad es un animal salvaje que puede atacarme en cualquier momento. No le agradan mis principios, pero a mí tampoco me agradan los suyos. Me repudia la idea que tiene de mí, la que se ha formado con el tiempo. Los espacios que deja entre las áreas verdes que cada vez son mayores. La ciudad esta mutando y no me gusta el cauce que va tomando. Uno no puede andar pro la ciudad con su buena fe, pues lo pueden sorprender a la vuelta de la esquina. Me gusta cuestionarme si la gente está viva realmente, o tan solo se ha vuelta parte de esta masa amorfa que conforma la “metrópoli”. De alguien vivo se esperaría una reacción a los estímulos por mas mínimos que sean, sin embargo parecen empeñase en mantenerse inmutables. Arraigados al papel que les toca desempeñar.
Luego viene ese sentido romántico de la vida en el cual ya no todo es en blanco y negro y se pierde el drama. Se puede ver  a las personas moviéndose a su ritmo con melodías que desconozco. Todo parece tener un ritmo y orden orquestado que los hace estar en determinado lugar y momento.  La penumbra se ausenta para darle espacio a los matices que llegan de imprevisto.
Al final del día me siento como al principio con esa incomodidad que solo la ciudad me brinda pero con el mismo cariño de estar en casa. Estamos en una lucha constante, la cual solo puede terminar con el dominio de uno sobre el otro. Esto ha mantenido ocupados mis días, me ha vuelto algo paranoico algo desaliñado. Me ha hecho estar atento a cualquier cambio que puede suceder, pero y la ciudad ¿se mantiene igual?