15.1.13

Paredón


Nunca voy a terminar de comprender a esos locos, que se la pasan gritando y maldiciendo el fin del mundo.  Así como nunca voy a comprender lo que sucede en la ciudad, es decir el caos esta todo ahí y la gente tan tranquila. Algunos sujetos simplemente nacen para acomodar su peinado.

-Sinceramente creo que terminare acorralado entre tus mejillas y una canción de devendrá banhart-

El exceso de canela me ha vuelto una especie de maniquí. La noche no es la misma desde que he decidido irme. La urbe se ha vuelto un juego, uno que conoces y dominas. Sin embargo, me he de pasar los bares y las conversaciones en un modo furtivo, a manera de saber que en cualquier momento alguien pudiera suponer que sabe de mí. Por mi parte, yo no sé de nadie. Ni un carajo. No es algo que me importe, solo quería aclarar el punto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.