5.2.13

Home


Querida, los escalones se han vuelto demasiado grandes, como para dar varios pasos a la vez. Entre la ropa del closet y la que se encuentra en el suelo, hay unas historias agonizando. Las llamadas de medianoche se han vuelto un escape para la rutina, que poco apoco viene siendo mayor. El calor ha tenido un inicio poco definido en este año al igual que mi taza de té.

Sueló despertar cuando el sol se encuentra en su apogeo, mi rutina está llena de visitas al refrigerador. Algunas veces para variar me gusta visitar a roco, que es la mascota de mi vecino. Llevamos poco de ser amigos, pero ya nos conocemos mucho.

Todos mis días son domingos, son tus ausencias, ausencias de transeúntes y de familias en paseos. Mis verdaderos domingos, resultan ser lunes. Mis labores y tareas se han vuelto un montón de diversiones desenfrenadas, incluyendo las lecturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.