29.6.13

Dirty Dream #2

Me gusta saberte debajo de las cobijas, con voz tenue y fugaz; escondida de las premisas de la convivencia. Con un tono distinto al que siempre estas dispuesta, con un tiempo distinto y carácter difuso, pero alegre.  No me importaría pasarme la noche esperando que se difumine la distancia o que se vuelva tangible, pues todo este concepto de alejamiento es meramente post-romántico.

De cierta manera el extrañamiento es una alienación crónica con tu recuerdo, tu partida y tu regreso; todo esto en diversas etapas. en este momento puedo decir con certeza que podría estar en la etapa terminal de tu partida, lo cual se podría titular: Tu regreso. para estas instancias, tu regreso es una forma de partida, que se viene asemejando a un alejamiento de todo lo que se sobre ti y respecto a  cómo van mutando las imágenes mentales.

La semana se viene derritiendo en este viernes, un viernes que me sabe a kundera; la desesperación absoluta de no hacer nada, mientras las calles siguen con su vida habitual de viernes. en ese sentido, me gustaría despertarme, despertarme en la vida y que inundaras con tu luz la habitación, pues no hay mejor color que el que tus labios saben dar con sutileza.

En momentos como este, mi única preocupación constante es saber si debería cortarme el cabello o dejarlo que siga interfiriendo con mi vida, mis decisiones y mi visión.


Supongo, entonces: es viernes y hace calor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.