7.10.13

Caught

Si despierto un día y de pronto no sé quién soy, tómame fuertemente por la mano; invítame un trago para celebrar nuestro primer aniversario y cuéntame algunas viejas historias. llámame una tarde de domingo y así tu aroma tardará más en disiparse en esta gran ciudad que va quedando chica cuando se trata de ti. Escríbeme algunas líneas de tu libro favorito, déjalas al azar entre mis bolsillos; así tal vez llegue a estar perdido, pero jamás sin ti.

Mi cerebro no tarda en colapsar, no es que se trate de una catástrofe clínica, más bien es el año 2015 que está acabando conmigo. Mis nervios no tardan en reír por esta tarde, por las noches la niebla se disipa un poco tan solo para volver con algo más de fuerza. Las mañanas frescas llenas de colores claros y ruidos meticulosamente aleatorios.

Habrá días que no quiera recordar quien soy, pero no te preocupes pues aun así recordaré el cariño que siento por ti, los gestos que me muestras solo a mí, las películas de larga duración, los libros en tu sala, los mensajes en tu cajón; todo perfectamente ordenado como si de una exposición se tratara. Una exposición que me gustaría visitar eternamente, pues a cada momento uno puede ver detalles que le resultan completamente nuevos, algo que tiene material nuevo cada mes.


¿A qué hora has dicho que comenzaba la función?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.