28.2.13

Anagnórisis


No sé cuantas veces he escrito su nombre,
ni cuantas  me ha robado el sueño.
Ella es mi pase directo al insomnio y al sueño, 
es mi dualidad  y mi centro.
Mi anagrama  de índoles diversas, pero sentimientos  definidos.
Se mi anagrama, mi secreto cambiante.
Mi dicha y mi penumbra de cambio constante.
Se mi silencio, pero  también se mi ruido.
Se mi jueves, que yo por ti sería martes.

25.2.13

Mis insomnios


“…es el mejor consejo que he recibido en mi vida, digo no es como que quiera una relación con ella. bueno si quiero una relación con ella, pero luego digo: bah. así  está todo bien, no quiero una relación porque apenas y sé que quiero desayunar, para que complicarme la vida, pero luego la veo y digo: carajo. me gustaría complicarme la vida con ella, aun y cuando no se qué desayunar. a su lado no me importaría mucho, incluso pudiera brincarme el desayuno e ir directo al plato fuerte…”

23.2.13

Frontera

22.2.13

Serotonina

   "I think she's the saddest girl ever to hold a martini."   




Lo que sucede es que ya no podemos apreciarnos bien, lo mejor sería alejarnos un poco para tratar de entender lo que tenemos frente a nuestros ojos. Acuérdate de las tardes de sábado en casa, que yo tanto detesté.  las visitas que siempre te incomodaron, incluyendo algunas bandas que ya no pudimos apreciar el uno del otro. Algunas viejas series de televisión que me parecieron estúpidas, aun y cuando estaba de buen humor. los símbolos del lenguaje, que encierran un trasfondo mayor que tu dedo medio. las escaleras estaban pintadas de azul, mientras afuera la gente llovía entre cerveza y licor. después de todo, las mejores intenciones no podrán salvarme del infierno que quiero vivir.

Un viejo gesto de aceptación, que lleva  tu cuerpo a su alrededor. No volveré, ninguna vez. Mi tiempo de apreciación ha estado cambiando muy rápido. El sujeto junto a mí en al autobús, ha estado muy animado. Me ha narrado la historia del neoliberalismo, mientras en mi oído susurraban vestigios de tu voz. Un camión se ha volcado, el trayecto se alentó, un tipo se ha roto el cuello y creo que llegare tarde para la función de las seis.

No puedes aparentar que no tengo nada en que pensar, para ser sinceros he estado pensando acerca de los lagos. ¿Cómo llegaron  a tener esa definición? Sé que te parecerá algo estúpido, pero aun no me lo termino de creer. Sé que de alguna manera no me lo vas a creer, pero no hay mas, no tengo nada más que hacer.

5350



He tenido esa sensación de vacío, de no saber a dónde dirigirme. al cerrar los ojos, solo puedo tener imágenes mentales de cosas que no puedo precisar, por las noches el viento se ha vuelto algo fresco y mi garganta se ha cerrado un poco.  al despertar me sucede todo lo contrario, pero sigo teniendo la misma indecisión.

Hay cosas terribles que me quitan el sueño, pero cariño se que a ti no te preocupa nada. olvidé de nuevo dónde deje mi encendedor. lo más emocionante de mi día fue cuando quebré sin querer ese vaso, hay vidrios por toda la habitación y ya no puedo estar descalzo. la ventana sigue abierta y el viento que entra es cada vez mayor. mi vecino por fin se comprometió, robo a su chica de un pueblo cercano.  El problema de la gente es que es demasiado honrada para los tiempos que estamos viviendo, así pues nunca podre ir a robarte y mucho menos pedir tu mano.




      -- . . -   -- .   .. -.   - .... .   -... .- - .... .-. --- --- --     



20.2.13

Extinción masiva



Z.- oye L, ¿te sientes diferente?
L.- ¿diferente cómo?
Z.- como que ya no eres la misma L, como que algo te removió tu manera de pensar o ¿son puras alucinaciones mías?  Porque de ser así, entonces el diferente soy yo y no me he dado cuenta.
L.-Soy diferente y soy igual Z, quizá te este pasando lo mismo a ti también.
Z.- O quizá soy diferente cuando eres igual y viceversa y nunca antes había pasado eso, por eso como que lo estoy sintiendo diferente.
L.- A lo mejor.
Z.- Odio a los contadores por herencia

[La conversación fue editada y todo lo anterior puede ser ficticio]


¿Te sientes diferente?

19.2.13

Fragilidad


1
La noche de un sábado mientras la luna seguía subiendo.
Yo distraído por las calles del centro.
Tu presencia de lejos como despidiéndose.
La gente despreocupada a mí alrededor.
Los autos atravesados como poniendo barreras.
Mi garganta con angustia y como reseca.
Tu ventana entreabierta como incitando la despedida.
Mi maratónico regreso a casa.
Tu voz como desvanecida.
Mi cerebro perdido dentro de mis pensamientos.
Tu mirada como diciéndolo todo y poniéndole un alto.
Mis ojos distraído en los arboles cercanos.



Noche estrellada.


Te escribo desde la noche, la noche estrellada. Desde ningún lado en específico. Te escribo desde mi estado natural, apartado siempre, perdido en la oscuridad, con un ruido infernal a mi alrededor, donde murmuran voces de personas que no conozco.

Tengo una sensación vaga en la garganta. Pronto terminara y cuando suceda me sentiré extraño en la ciudad, perdido y añorando regresar a mi domingo suave.

Con tus distancias menguadas y tu as de sorpresa, ojala que tu nombre me sorprenda de pronto y que nada mas importe a partir de ese momento.

No sé donde me encuentro, pero no me importa porque siempre he estado perdido.

Abbey Road Nw8


Tengo tu dirección en un pequeño papel amarillo. 
Nos encontramos en la misma ciudad y aun así no he hecho contacto contigo.
Bueno, esto es como ella solía decir: Dime hola y tendrás mi atención
No me importa nadie en esta ciudad a excepción de ti.
No conozco a nadie en esta ciudad.
No conozco a nadie en este lugar.
La recepcionista ha dicho ser mi amiga, pero es algo que no tengo muy en claro.
Cualquier cosas que hayas escuchado de mí, me disculpo, pero es que la juventud es un rio que va creando su propio cause.

Esa chica no es tan linda

Recordatorio


Hace algo de frio en la ciudad, aunque no sé si realmente a esto se le puede llamar ciudad.
Tengo que averiguar qué es lo que voy a hacer, supongo que esta vez no se trata de ti. Quiero decir, estoy solo en este lugar. Me gustaría que pudieras entender cuando te digo ¡Hola! -¿mejor?-
No quiero que todo permanezca igual, tengo que vagar. Creo que esto…

Recordatorio: No volver a escribir tan ebrio.

Mapa

Te voy marcando en mi territorio, en mi mapa, en mi mente. No hay referencias extranjeras, no hay nada. Podría perderme esta noche, pero tengo la seguridad de que si lo hago, será en tú recuerdo. Quedaré atrapado en tus redes, o más bien mis redes quedaran atrapadas en todo lo que se de ti.

7725105/28


Son los colores y las voces
Tus pasos y tus movimientos
Tus gestos malhumorados
Tu anillo y tu café, paseando frente a mí.

David.


Si he de volverme artista, tengo que tener un bien en claro, lo que se supone debo hacer.
No he de ver lo mismo, ni pensar igual, no he de sentirme feliz, ni contento o todo lo contrario.
No puedo tener tiempos muertos, no puedo.
No.

Ernesto.


El sol y el viento se unen en una caricia, una caricia suave, una de lunes, una de vacío y libertad.
No hay más ruido que el de la poesía misma. 
No hay más vacio que tu espacio.
No hay nada, no queda nada, no tengo nada para ti.
Tengo solo un dolor inmenso, un estúpido cabello largo, unos desprecios de la gente que me rodea.
No pertenezco a este lugar, pero tampoco pertenezco a monterrey.

Promesa.


Me pasa que la ciudad se ve distinta y donde me esperan, solo llevare desilusión. no hay más, por favor continúe.

No hay lugar para nosotros en el infierno, tan solo nos queda la plaza frente a  la iglesia. Nadie entiende lo que digo, me ponen cara de espanto. no sé como volver a casa, es decir no tengo nada, absolutamente nada. estoy solo. Solo tengo una promesa, una que me aguarda para el lugar y momento adecuado.

No sé nada de los niños, ni de lo que hablan otras personas, las esperas – o mejor en singular, la espera- a mí nadie me espera. Nadie ayuda mi no promesa, mi no recorrido.

He muerto y no me he dado cuenta.

17.2.13

te voy

hay cerros de distancia entre nosotros,
silencios, ruidos y algunas cuantas obsesiones,
personas, el mar, los autos y las tardes.
tú misma.


8.2.13

,


Mi parte favorita, en la cual me perdí, era una pastelería. Frente a un centro comercial y los días de noviembre pasando como locos. Los autos tenían su propio sentido de velocidad como tus manos junto a mí. Nunca podre olvidar el gesto que antecede a tu sonrisa. Tus manos y sus movimientos con suéter azul.
Supongo que todo es tu naturaleza y después de todo lo que ha sucedió, caí en cuenta de que yo con la naturaleza, nomas no me llevo. la amo, pero no la entiendo. mis amigos dicen que esas son puras pendejadas mías –basura racionalista- pues las cosas que te sorprenden en la vida, nunca terminas de comprenderlas y que cuando uno las comprende, pues pierden el chiste.

Entonces se puede decir que  siempre vas a sorprenderme, pues nunca te entendí.



Bocetos.


Según mi reloj – que no es mío, más bien es del internet- son las seis de la mañana de lo que es un viernes. Acá aun es jueves, aun es febrero, hace algo de fresco con humedad y pronostican lluvia para mañana. La ciudad sigue teniendo sus maneras de despertarte, como suelen ser las sirenas de las patrullas o los ruidos urbanos causados por la gente que se dirige al trabajo.

La ciudad ha tenido unos amaneceres melancólicos. Supongo que esta directamente relacionado con mi humor respecto a ti. Los lugares de siempre parecen ser más aburridos de lo habitual. Los domingos suelen darme un terrible dolor de cabeza. No importa cuánto camine, siempre logro toparme contigo, lo cual es terrible.

Por otro lado, la idea me fascina. Los espacios bañados por la luz, reflejan algo de emoción. Conozco al tipo de personas que se toman las manos y corren por los jardines.

Odio el sentido de pertenencia y sus derivados estúpidos. 
Odio la sensación de poder que suele tener la gente idiota.

     ¿Por qué he de callar en los momentos en los que quiero alzar la voz?                    

Voy a tener algo de repulsión lo que resta del día.

7.2.13

F*ck this Sh*t


Te quiero
Te quiero de vuelta
Te quiero merodeando
Te quiero peligrosamente
Te quiero huyendo y alejándote
Vaya, que la cosa va de que simplemente te quiero
Donde sea que estés en este preciso momento, no importa el día de la semana

El gato se llama Sebastián


Las sonrisas siguen su curso mientras cae la tarde. La noche amenaza – como siempre- lo poco que queda de nuestras siluetas. No tengo idea de ti, ni un rastro palpable. Alrededor la hierba sigue su itinerario. En esta época del año, la calle suele tener un solo sentido, así que cuando lo terminemos de recorrer, no tendremos lugar al cual regresar.

Sabes, por las noches cuando pienso que se ha extraviado, decide darme una sorpresa y aparecerse en mi balcón. No puedo cambiar su naturaleza, suele traerme aves muertas y ratones agonizando. Mientras termino mi cigarrillo sueló conversar sobre la vida.

¡Oh Sebastián! ¿Qué voy a hacer con ella?

Si de golpe olvido las tardes que llevo conmigo, si una amnesia emocional se hace presente y no tengo elección.

¿Qué voy a hacer? Me conoces mejor que yo

Sabes, ya no me quedan recuerdos. Me queda una mutación, un suceso alterado miles de veces. He intentado –realmente- pero no logro nada.

Supongo que desvanecer es una forma de viajar.

No estaré muy seguro del todo, pero me quedaré unos momentos.

5.2.13

Home


Querida, los escalones se han vuelto demasiado grandes, como para dar varios pasos a la vez. Entre la ropa del closet y la que se encuentra en el suelo, hay unas historias agonizando. Las llamadas de medianoche se han vuelto un escape para la rutina, que poco apoco viene siendo mayor. El calor ha tenido un inicio poco definido en este año al igual que mi taza de té.

Sueló despertar cuando el sol se encuentra en su apogeo, mi rutina está llena de visitas al refrigerador. Algunas veces para variar me gusta visitar a roco, que es la mascota de mi vecino. Llevamos poco de ser amigos, pero ya nos conocemos mucho.

Todos mis días son domingos, son tus ausencias, ausencias de transeúntes y de familias en paseos. Mis verdaderos domingos, resultan ser lunes. Mis labores y tareas se han vuelto un montón de diversiones desenfrenadas, incluyendo las lecturas.

2.2.13

Y


Extrañamente ese era el número de mi casa y una papelería ocupaba su lugar. no sé que diablos tenía el vino, supongo que debía ser algo relacionado con la oxigenación.  mi fiesta privada en el elevador se tuvo que posponer para un día en que no tuviera cruda.  acaba de tener uno de esos momentos incómodos , en donde despiertas en un lugar que no conoces, pero la gente cree saber quién eres.

Weapon of choice


Hoy me siento peligroso. soy un chico armado con su ipod, bailando por la ciudad. con los dilemas comunes que se tienen a mi edad -las chicas y el alcohol-. el retorno más esperado de mi ciudad. después de algunos políticos que huyeron  públicamente. aunque el peligro verdadero esta en tus espacios y movimientos. en los pasos que vas dejando como minas por cada rincón. La ciudad se ha vuelto una trinchera, la cual te provee el espacio necesario para atacar sin remordimiento. Pero yo soy uno de esos chicos que nunca se enteran de nada, así que no me daré cuenta de todo esto hasta que alguien me lo haga notar. Tengo que dejar de darle dramas hollywodescos a mis recorridos por el centro, no puedo contenerme con la policía en todo lugar. sus armas y sus no permisos.

Afuera hacia un clima agradable, sospechosamente agradable. La ventana dejaba ver un claro cielo y una palmera. dentro el contraste era notorio al olfato, pues el alcohol se me salía del cuerpo a lo pendejo. cuando la alarma hizo su trabajo de joderme el sueño, lo cual no fue al primer intento, siquiera al 5 intento, el asunto va con algo del decimo intento. el jugo de naranja nunca estuvo tan preciso en mi boca, también el machacado y las tortillas. los cigarrillos estaban bien, es decir aun no daban las 11.

Mis permisos estaban fuera de regla, creo haber llenado un formato c41. Un sujeto le prendió fuego a su corbata, insistía en hacer un estúpido truco de magia. Parar variar llevaba unos calcetines que no hacían juego con mi ropa interior, en eso se resume básicamente mi inseguridad frente a la chica que me hizo platica en el bus. De haber sido cualquier otro día y de haber sido yo otra persona, creo que todo hubiera salido de lo lindo.

Cuando le dije a mi familia que me mudaría al df se pusieron felices, luego tristes, después resignados y al final repuntaron con un acto de chantaje infinito.