31.8.13

No.

Through the wire screen, the eyes of those standing outside looked in at her as into the cage of some rare creature in a zoo. In the hand of one of the assistants she saw the same instrument which they had that morning inserted deep into her body. She shuddered instinctively. No life at all in the house of dolls. No love lost. No love lost. 

29.8.13

Didja feel low?

  1. hay marea baja
  2. las nubes siguen un camino que desconozco
  3. ¿Estarás dormida en este preciso momento?
  4. hace algo de calor en la ciudad
  5. hace algo de ciudad en este calor
  6. mis sentidos brillan en la oscuridad
  7. tengo algo de tiempo libre últimamente
  8. ¿Será todo esto simplemente una etapa?
  9. mi cuello dice cosas que mi cuerpo no logra entender
  10. la noche me habla, dice cosas sin sentido
  11. No
  12. ¿será una hormiga mi nuevo mejor amigo?
  13. todo era una mentira muy elaborada y que ha durado demasiado tiempo
  14. ¿El baño se encuentra en aquella dirección?
  15. ¿Debo ir acompañado?
  16. Srry
  17. not at all
  18. huh?

28.8.13

1880 or so

 "You wanna hear she loves you but the words don't fit the mouth"

Blue nights


Esta noche, la he pasado en vela, viendo la luna sumergirse entre la marea de nubes. veo los matices de su juego, entre el estar y desaparecer; una latencia  premeditada, que va dialogando con mi insomnio.

Dentro de los colores destacados de la noche, me gustaría hacer hincapié en el azul, porque precisamente es como me siento en este momento, solo que yo no puedo ocultarme entre las nubes transeúntes, así que tengo que mantenerme aquí sin poder moverme a ningún lado. a estas alturas podría considerarme fácilmente un estorbo, uno de esos que no sirven pa´nada pues aun para estorbar soy malo.

La siguiente marejada –porejemplo- viene cargada de cuestiones sin sentido, como el saber qué diablos está pasando entre las almendras que te cargas por ojos.

Justo comienza una nueva jornada de desvelo, una que no estoy seguro de cumplir al pie de la letra, una que con gusto dejaría de lado a la menor provocación de tus labios, a la menor insinuación de mi nombre.

26.8.13

Astenia

Justo al despertar, me invadió el cansancio; ni el sol del mediodía, ni los ruidos del tren me hicieron distraer. El cansancio que desde hace unos días ha venido siendo el huésped no deseado, se alojó entre los huesos, va calando conforme va pasando la noche y justo al despertar tiene la fuerza de todo el reposo posible. Ese cansancio que me lleva meses de ventaja, justo después de tu partida. El que me va impidiendo ver más allá de la habitación, el que me mantiene sedado entre sueños y silencios.


Después de algunos días, uno aprende a vivir con el cansancio, hace de tripas corazón y se traga todo el cansancio que tiene; de cierta manera el cansancio se vuelve la fuerza central de las labores domésticas cotidianas, de los empleos de oficina, de las rutinas mediocres. El eje central de este texto por ejemplo es el cansancio mismo, porque en un punto todo es tan cansado y aburrido que simplemente esperas perderte y no saber nada durante un par de días, pero esto es un recorrido para siempre terminar donde todo comenzó: el mediodía de un lunes apenas perceptible.

24.8.13

Fragmento I

Realmente hacía un calor del carajo, la gente seguía en sus posiciones, como esperando ser retratada. yo no estaba esperando nada, porque ya estoy cansado de esperar; más bien, yo estaba ahí nomás, con el calor, las cervezas y algunos bocadillos -rancios-  todo tenía una pinta de fiesta de vecindad, pues entre los toldos y luces, la banda seguía con sus mismos 6 éxitos. I conocía al baterista, yo no.

Mi parte favorita de todo, resultó ser la fila del baño, ese desfile me parece menos fingido y más visceral. entre los que llegan corriendo y se van disimulando, los que llegan disimulando y se van corriendo y los que llegan y se van con la tranquilidad del mundo. las mujeres suelen ser más sociables en ese sentido.

Al final, siempre es una carrera para ver quien puede llegar antes de la 1 y elegir su final de la noche. mi final realmente fue más como una continuación de unos sueños que casi no recordaba. así entonces entre vidrios, gatos y tacos, me amaneció.

Moraleja: no cargar gente estando ebrio.

Fragmento III

Puedo ponerte mil nombres,
cambiarte el rostro tantas veces como me sea posible,
el llamarte de tantas maneras,
incluido tu método favorito,
el perderte, recuperarte y olvidarte,
el recordarte también - por que no-
no tengo idea de que va esta noche,
no tengo noche que va de esta idea.


Fragmento V

...conocí al diablo la misma noche en que te conocí a ti. la historia de siempre -supongo- es lo que quiero pensar. realmente, todo fue confuso, confuso de la manera agradable y en el sentido correcto. toda la semana he venido experimentando una especie de fascinación por los destellos, los momentos fugaces, aleatorios y efímeros. ¿qué va de mi vida? ¿y qué si solo soy un destello en busca de la sincronía de tu cuerpo?, déjame perderme y no encontrar jamás el camino de regreso a casa. el no saber qué puede suceder, el deseo de la obsolescencia premeditada de tus pasos firmes, descalzos sobre el adoquín. si pudiera siquiera conciliar el sueño, me gustaría soñarte...

20.8.13

Failures

   "A failure of the Modern Man"  

19.8.13

The Light From Your Mac

“...Just don't show me the fucking futon...”

La casa se encuentra callada, entre sombras y domingos; las calles están desiertas y en medio de esta escena puedo escuchar mis propios pasos de regreso a casa. tal como la noche anterior y la noche que le antecede, todo se ha vuelto un ramo de situaciones que difícilmente podría explicar, así que voy a enumerarlas, porque más bien me gusta ser del tipo lógico-espacial:

I
Nunca terminaré de entender el sentido de pertenencia a los lugares más extraños que uno conoce, hablando de determinada habitación en una calle poco concurrida en el centro de la ciudad; esa habitación claramente soy yo, no es que sea parecida a mi, ni que el lugar me va, ni que incluso viviendo ahí podría decorarla exactamente igual; hablo de que yo soy esa jodida habitación, en una calle que no se, un día en el que para variar tenía resaca.

II
Todos están hablando.

III
Es el tercer sueño que se me ha quedado impregnado en los ojos esta semana; de lejos en una habitación, una habitación a medio inundar; sales de un ropero y comienzas a bailar en bragas, luego cuando pregunto por ti a uno de los espectadores, me dice que recién falleciste; y como no, si yo hiciera lo mismo  en bragas, seguro me moriría de la pena.

IV
Para empezar, todo en este asuntito habla de A. pero no de de la A. que conocemos, más bien de la A. que no conozco, hablo de la que suele llamarme en las noches, la que desaparece y luego llega sin previo aviso. La A. mas que perdida, la de toda la vida.

V

Esto es una esquina y nosotros estamos en ella; la gente sigue pasando y no creo que se pregunten qué carajos estamos haciendo. respecto a esta escena en particular hay dos finales, pero en ambos regreso a  casa escuchando solo mis pasos.



16.8.13

Velocidad.

Quien iba a pensar que la velocidad de las cosas es la decisiva en todo momento, es la velocidad la que va marcando las pautas de las situaciones, de las cosas que nos rodean y suceden a diario. Es la velocidad de la bala la que termina dictando la mortalidad de la misma, la velocidad de los puños, del auto, del tren, incluso del latir del corazón; el no vivir en la velocidad adecuada puede ser mortal, incluso puede distorsionar la percepción de la vida.

Al igual que el tocadiscos que va girando constante en su velocidad default, nosotros debemos saber qué velocidad es la que necesitamos y en qué momento, no es lo mismo vivir a 33 rpm: ver el trafico interminable, las filas en el banco, el bus lleno y la gente infinita sobre las aceras del centro de la ciudad; que vivir a 45 rpm: la gente como un blur eterno, escuchando el ritmo adecuado de las situaciones, viendo algunos colores con el brillo adecuado y sentir que simplemente todo encaja perfecto.

Es la velocidad – de cierta manera- la que nos va consumiendo, la que nos va dando la mortalidad justa y necesaria para que cuando llegue el momento nadie tenga nada que decir, la velocidad no empuja a sentir que todo se dijo en el momento adecuado con el tono correcto.

Puede que a veces, tenga la sensación de percibirte en la velocidad no adecuada, como difusa y con las palabras de golpe, pero podemos ser un disco eterno, girando para siempre, hasta sincronizarnos con la tierra y ver como todo va embonando de manera perfecta.


   Así que la próxima vez que pienses que todo ha terminado, es simplemente nuestra canción volviendo a  comenzar.   

13.8.13

Mandingo Cliché

Yo quería escuchar todo lo que tuviera que decir respecto  a cualquier cosa, desde los sutiles tonos de la comida diaria; hasta las pláticas con tintes metafísicos. Lo mejor en este caso, son los silencios, el decir su nombre tantas veces como fuera posible con el mayor silencio, eso bastaba; bastaba para que la noche se torne amena, entre tanta contaminación y ruido-noche.

Pero de pronto la vida nos dio un gran bocado y quedamos a la deriva, esperando que este naufragio de oficina sea el último paso antes de sentarnos a disfrutar; los días, oh los días; cuantas estupideces se cometen durante su espera y peor aun creyendo que los días son la finalidad del intrínseco que llevamos atorado en la cabeza.


Sálvame, sálvame, sálvame; cuando digo sálvame me refiero a que puede ser cualquier día, incluso miércoles. Nunca termine de entender del todo, como es que la gente termina lidiando con sus vidas y sus trabajos y los espacios de oficina llenos de más espacio y más gente y más ruido que termina siendo un espejo bien grandote.

Hormigas

Solían gustarme las hormigas, ahora no me disgustan del todo pero creo que se han vuelto algo molesto, más bien creo que mi nivel de tolerancia se ha visto reducido.
Hice una gráfica:


Parece tener una constante reducción de un 20 % , lo cual parece ser tan constante como los miércoles de museo gratuito. Probablemente se debe a la contaminación, aunque también podría ser un mal congénito que me ataca por sorpresa.

Justo después de teclear lo anterior, una hormiga vino a llevarse el cadáver de su igual.
¿En qué clase de persona me estoy convirtiendo?


Fin del comunicado.

12.8.13

Lazos

Siempre me ha gustado cómo funcionan los lazos que rigen las relaciones humanas;  desde cómo se forman, hasta que hace que se vayan desgastando. Son como variables que se ven afectadas por el tiempo, espacio y factores diarios, como puede ser un café o la convivencia forzada de un ascensor.  Aunque en mi situación los lazos no funcionan del todo, mi cerebro de paloma se sorprende fácilmente, tengo breves momentos  de lucidez pero no puedo recordar del todo las situaciones. Entonces puedes sorprenderme siempre que quieres o dejarme a la intemperie y dejar pasar el tiempo, los días y algunas constelaciones entre los cambios de luna y horarios. Porque para esos estamos aquí, para vivir la condena infinita de caer en las mismas interacciones, que permutan entre lugares y domingos.

Lo único que puedo prometer –debido a mi cerebro de pichón- es olvidar siempre todo, hacer algunos ruidos molestos –podrían parecerte divertidos, espero- y regresar, regresar siempre, porque tengo el mejor jodido sentido de ubicación del mundo; así que no “seas nada fuera de este mundo” porque entonces tendríamos un problema, no podría tener la seguridad de volver, no prometo nada.


Ni los envases, ni el ruido, siquiera la clandestinidad de la estupidez 

Entonces, básicamente esto define mi vida sentimental:
Hipótesis del lazo débil
Esquema que representa la Hipótesis del lazo débil.


La «hipótesis del lazo débil», como originalmente la estableció Anatol Rapoport en 1957, dice que usando una combinación de probabilidad y matemáticas, si un nodo A es conectado a dos nodos B y C, entonces hay una probabilidad mayor de que B y C estén conectados entre sí.Es decir, si consideramos cualesquiera dos individuos A y B seleccionados al azar, a partir del conjunto S = {A,B,C,D,E,...} de todas las personas con lazos a alguno de ellos o a ambos, entonces, por ejemplo, si A está fuertemente ligado a B y C, entonces de acuerdo con argumentos de probabilidad, el lazo B-C estará siempre presente. La ausencia del lazo B-C, en esta situación, crearía, de acuerdo con Granovetter, lo que se conoce como tríada prohibida («forbidden triad»). En otras palabras, el lazo B-C, de acuerdo con esta lógica, está siempre presente, sea débil o fuerte, dado los otros dos lazos fuertes. Siguiendo con la idea, la hipótesis postula que se formarán grupos de cliques de estructuras sociales, siendo acotados predominantemente por lazos fuertes, y que los lazos débiles cumplirán con una función de puentes entre dos grupos densamente conectados de amigos cercanos 
De lo anterior se sigue que los individuos con pocos lazos débiles correspondientes a puentes, serán privados de información desde partes distantes del sistema social y confinados así a nuevas noticias locales y otras ya conocidas de sus amigos cercanos. A partir de estas bases, otras teorías pueden ser formuladas y testeadas, como por ejemplo que la difusión de información, como los rumores, puede ser atenuado por medio de lazos fuertes, y así el flujo se facilita a través de los lazos débiles.

7.8.13

¿Por qué la gente piensa que los artistas son especiales? Es sólo otro trabajo.

"Making money is art, and working is art and good business is the best art."






Estoy seguro que en algún lugar del mundo, aún sigue siendo  su cumpleaños.

5.8.13

Anclarse

Desde hace varios días que he venido sintiendo un extrañamiento para con la ciudad de nogales. No tengo claro del todo, si es simplemente el breve espacio ficcional que vivimos, las calles con gente muy metida en sus asuntos, el tren cruzando la frontera cada cinco minutos o simplemente la nieve que llega de improviso.

Los bares son otro asunto, me gusta la vida nocturna que se deja sentir a momentos, todo es difuso, es una especie de anonimato sobreentendido entre las personas. Por ejemplo el dealer semi-temporal que frecuente un poco, en las noches usaba pasamontañas y hablaba en códigos de la calle. Su espacio era suyo, es decir no era el callejón junto al hotel, entre la farmacia y los locales de artesanías; no. Su espacio era de él, toda la noche, de su compañero y sus radios llenos de alertas, recorridos cortos y saludos cordiales a los policías.

Me agradaba la idea de levantarme temprano, ver la nieve sobre los tejados. Escuchar el tren y salir corriendo; el ver poco a poco a los vendedores que siempre me ofrecían las mejores ofertas, los mejores precios y siempre me prometían estar al regreso. Las fondas, restaurantes y puestos callejeros, todo siempre, siempre tan lleno de ruidos urbanos.

El museo era otro historia, como mis clases; por las mañanas Isis me llenaba de retórica contemporánea hasta hacerme vomitar y querer salir por algún bocadillo, incluso huir al sótano para ver alguna de las proyecciones en turno; Iván por su parte, era más relajado; con voz regia y una sonrisa medio “pirata”. Cuando conocí a Iván, es decir una tarde-noche mientras le contaba de un bar cerca del hotel en el cual la cerveza costaba 6 pesos; me contaba cómo era la vida de Tijuana, y yo supe Tijuana era lo que quería en determinado momento de mi vida. Era una especie de bohemia entre músicos, cineastas y algunos fotógrafos; todos siempre viviendo entre san diego y Tijuana. Tijuana era su confort, su regreso no planeado, en mi caso es mi punto de partida.

Entonces dijo algo como: “Estaba pepe (mogt) y nos invitó a una fiesta pequeña de puros amigos de la escuela, y nos dijo que quería presentarnos unas rolitas que estaba moviendo; el escucharlos fue, fue wow, después de eso todos le dijimos que tenía que seguirle por ahí” justo en este punto de la conversación, la barra estaba cerrando, pero aún era temprano y era martes; decidimos perdernos por las calles, ver que nos podía ofrecer la ciudad, fue así como conocí al dealer que en situaciones futuras rompería el esquema furtivo de la frontera para saludarme en su día de descanso.

Respecto al museo, creo que es más bien una pieza de intervención en el espacio, pues la gente apenas y se pregunta la función de dicha construcción, su sentido y cualquier cosa que tenga que ver.


Una vez que se está en la frontera, uno termina perdido para siempre.

Hold me tight

Noches como esta, cuando mi madre me aborda sutilmente para preguntarme cosas sobre A ; es lo que me intriga demasiado, es decir nunca llevaron una relación estrecha entre ellas; mi madre es una mujer divertida, es decir cae bien (supongo). entre tanto alboroto y conmoción suelta algunas frases que van como estrellas ninjas a mi frente, a mi lóbulo frontal, específicamente al casi nulo recuerdo que trata de sobrevivir entre las entrañas de la conciencia. de pronto me está dando una cátedra sobre el amor, me dice que el amor es una cosa que se da sin preguntarse y que se puede ver clarito y que tú te derretías de amor por mi; mientras yo congelaba tu cariño pues no te quería.

A momentos he tenido ganas de soltarle de golpe la verdad; que todo valió pito un sábado mientras te hacia un retrato al óleo (mismo que abandone en las bodegas de la facultad), para ser más claro que te estabas besuqueando y fajando aventurando con el tipo más pendejo de mi generación , en una fiesta de mi generación; pero no, no le digo nada de eso porque mientras ella sigue hablando, yo sigo en mi mini película mental, tratando de pensar como decirle que simplemente no funcionaría nada entre nosotros; luego ella saca un as bajo la manga, me dice de golpe que sabe que yo no tengo ni ganas de casarme en este momento, pero que eso no justificaba que te hubiera cortado de golpe, que porque el amor es algo que se tiene que manejar con cuidado, que es frágil y que duele si se maneja mal.

Me pregunto de donde saco todo  discurso Neo-romántico, si lo vivió por experiencia propia o si es una mera alienación de la televisión y las canciones cheesy de los 80´s


De todas maneras, el óleo me había quedado bien feo.

3.8.13

Fuck you

tres tristes días llevo tragando tu tragedia; 
entre transeúntes, traslados y el trabajo.
tendré la tácita idea de trabajar para siempre, 
trabajar para olvidar esos trayectos entre mis recuerdo y tu retórica. 
triste fin para tan trémula aventura, los tesoros (los tuyos y los míos) 
tendrán que terminar en algún túnel de los pocos que tiene la ciudad. 
toneladas de tipos y entre tantos, terminas con el único que tiene tiempo de tenerme entre sus filas de confianza.
entonces te doy muerte, entre las tardes de agosto y los tiernos soles que tiene este tiempo muerto.

Es sábado querida.

Hay cosas en el día a día que me hacen saber que la humanidad va en la dirección correcta. las estafas, fraudes millonarios, problemas de patentes médicas y sobre todo los señores que videograban mujeres en las paradas de camión; es como un acto furtivo, no es un acto, es "el acto" supongo que eso valida la depresión post-trabajo, post-quincena y post-cualquier realidad jodida. a estas alturas el nivel de morbo, sadismo y violencia que estamos desarrollando no me asusta, siquiera me interesa; olvide mencionar la apatía.
De ese abrazo entre desconocidos de los cuales no tienes idea, pero surge la historia en base a las patrullas, gestos y personas aledañas.

El balance no es lo mío, creo que por eso me he ganado entre mis compañeros la imagen de desequilibrado emocional. Que se jodan.