19.2.14

I lurve you

Algo así los colores

He soñado con Allen (como Alvy singer) de nuevo y se está poniendo más interesante cada vez; para empezar estábamos en el DF y todo era extraño, pues había como unos centinelas que rondaban la capital. al principio estábamos sentados bebiendo algo de café y luego de hablar sobre Annie -que justo se acababan de separar- y decirle que todo estaría bien dentro de poco; se excusó para ir a escribir un rato en el segundo de una ferretería que quedaba  a unas calles de ahí. yo por mi parte me quede viendo el horizonte unas horas, pues la torre latinoamericana tiene una vista muy bonita al atardecer, los gases tóxicos que tiene en exceso la ciudad, hacen que se pongan los colores bonitos.


Luego de unas horas, no sé porque pero unos tipos sabían que él estaba en el segundo piso de la ferretería, yo decidí aparecerme por ahí, en caso de que Allen necesitara algo de apoyo moral para continuar con la penitencia, cosa que desde luego era necesaria. luego de correr unas calles, casualmente nos encontramos con Annie, quien no entendía razón alguna y está en todo su derecho, pues a veces uno no quiere seguir escuchando a una persona a la que no quiere siquiera ver. justo al dar vuelta en una calle un centinela apareció – los centinelas eran una especie de robot de 3 mts que mantenían una especie de control judicial- y comenzó a seguir a Annie, enseguida le advertí a Allen sobre lo que estaba ocurriendo quien ni tardo ni perezoso comento a decir unas palabras rápidas y extrañas, acto seguido el robot se convirtió en un montón de burbujas magentas que se disiparon entre los cables de los postes; asombrado le pregunté que como lo había hecho y me dijo que era lo que estaba preparando en la ferretería esa tarde, me dio un papel doblado con las anotaciones de cómo funcionaba. se despidió de inmediato, pidiéndome que escriba, que escriba mucho, hasta vomitar letras, dicho esto se enfiló en dirección contraría a la de Annie y ajusto el cuello de su gabardina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.