24.4.14

Brújula


Andy Warhol / Woddy Allen


Mi ritmo, mi dirección y mi perdición; a donde he de llegar mientras los veo entre calles, tomando atajos y direcciones contrarias, gritando desde los balcones a los transeúntes descuidados, eludiendo encuentros casuales con amigos esporádicos. no hay distancia más cercana que la ruin perseverancia de quedarse quieto sin hacer ruido.

Siempre que me siento perdido entre la multitud de sucesos que acechan la vida urbana, es un buen momento para ver hacia donde hay que dirigir el rumbo; generalmente, apunta a cualquier dirección lejos de esta ciudad, o momentos específicos y determinados encuentros. He llegado a pensar que todo este indicio de dirección es meramente una superstición que me he creado con el curso de los años y las figuras entre líneas en sus textos; pero siempre funciona.


Muchas veces, en medio de la madrugada, me hablan como de golpe y entonces tengo un momento de claridad y sé que todo va a salir bien, porque no puede salir de otra manera, no esta vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.