29.7.14

La mar

Como siempre, se llega la tarde y la oficina se queda muy en silencio; el sol entra con algo de intensidad muy incongruente para la hora. no puedo evitar ahogarme de poco apoco con la ola constante que me llega a momentos;  permanece calma cuando el ruido está merodeando, pero al caer la tarde y quedar completamente solo, se presenta de poco en poco.

Todo se vuelve una rutina estúpida de jalones y escondites. las calles son bien angostas en este punto, las cosas son inexistentes y desde cualquier punto de la ciudad la vista es casi perfecta


entonces, despiertas un domingo y te das cuenta que todo es un vacío y que el domingo es el mal necesario, es necesario saber que tan vacío se puede llegar a vivir, para poder irse completando con lo que acontece en los días, y este reset dominical es necesario para no detenerse nunca. a menos claro, que lo que uno busque sea detenerse, y es en específico en cuanto se escucha el mar y las olas, que podrían parecer un sonido conjunto, peor el mar es intrigantemente clamo y feroz, y las olas son el quiebre de todo, de la psique, la civilización, las filas en el supermercado, los procesos obsoletos ante cajeros dañados, los formatos tributarios y la inercia estúpida llamada rutina 

23.7.14

La vida es sueño

Lo sustancial de la situación es el momento clave, lo que hace darme cuenta que las cosas en realidad están sucediendo y no es un estúpido sueño más. hay colores que son tan extraños que me hacen dudar de estar despierto. los colores que emerjan de tu cuerpo no significan un sueño nunca más. uno nunca tiene la certeza de saber cómo olerá el bus, siempre hay personas distintas, y recorridos cambiantes y siempre viven cosas nuevas, inclusa la rutina más estricta cambia sin darnos cuenta. la posición de la tierra, el espectro sonora, el clima, los ejes de los astros que nos sobrevuelan, es todo un caos. la vida misma nunca es/será igual en ningún momento, ni en los sueños más secretos que ocultamos detrás de las ropas, de los lentes; nos gusta escurrirnos sin pensar que todo se va quedando.

Tú que pensabas que estaba muerto y simplemente he caído en cuenta que mi vida ha cambiado; no todo en la vida es recorrer las calles de siempre, al menos ahora, todo tiene un sentido distinto y puedo ver a la poca gente que por determinadas circunstancias, se encuentra en la rutina humanitaria.
Los colores siempre son distintos, no podré tener nunca la seguridad de ver los colores con los que atrapaste mi ojo, es así como solo vestigios salen a flote de poco en poco, entre la vida, los recorridos.


La vida es sueño, sí; pero un sueño húmedo.




14.7.14

Safe Home

La escena es la de siempre: el domingo decayendo entre las casas, pintando las calles de un dorado que más que tranquilizarme, me deprime en absoluto. los niños corren entre sus padres con la alegría de las vacaciones, la esperanza de saber qué sus padres responden por ellos y la tareas se han esfumado. me enferma el no saberme tan tranquilo. el saber que en cuanto cierre los ojos será lunes, peor aún me enferma el saber que ya es lunes, que llego sin que lo quisiera, que se metió por la ventana mientras las teclas permanecían calmas y justo ahora que se violentan él se encuentra instalado con la comodidad absoluta y mi tranquilidad se ha esfumado.

Mis domingos siempre tendrán 8 años y la preocupación de la tarea en la libreta de forros verdes, sé que he postergado demasiado y no queda mas tiempo. mientras todos en frenesí de la noche se dejan llevar con calma, sabiendo que sus deberes se encuentran hechos, yo sigo con el pendiente de que a determinada distancia y en determinada habitación hay algo inconcluso, que se va multiplicando como una masa, y al regresar tendré miedo de abrir la puerta de nuevo, pues todo se derrumbará y estaré agobiado de nuevo.


Creo que lo mismo me sucede respecto a ti, he ahí el porqué de la decadencia dominical, de saberte inconclusa por algún barrio, entre los adoquines y la plaza; el saber que vas creciendo, vas rellenando los espacios que te brinda la ciudad y te expandes abarcando todo, entonces, cuándo te encuentre, será el momento exacto donde todo se desmorona y termina por ahogarme. 

Terrible Shame

No puedo prometer el quererte toda la vida, ni decir que todo tendrá un final justo como se espera; apenas y puedo prometerte la continuidad de los días. Puedo prometer el odio que conlleva quererte, pues aún y cuando no se admite del todo, siempre existe un riesgo inminente, un riesgo de fuga. Una fuga constante a lo largo de la semana, que va calando mientras la fila del súper se sigue acrecentando. el cariño es un sentimiento demasiado volátil, como para basar toda nuestra relación en él. 

Quiero poder despertarme un día sabiendo que te aborrezco y salir a caminar sin una dirección definida; otros días quiero simplemente no levantarme en horas de la cama, no despegarme de la poca separación que tengo con el giro de la tierra. gastar los cinco minutos antes de salir de casa, tratar de hacer una recapitulación de cómo llegamos al momento, porque obviamente será un momento, siempre es así con las fuerzas opuestas que chocan violentamente de frente.

Podría jurar que la mancha de salsa seguía en mi playera, el alcohol se evaporaba rápidamente gracias a la fuerza del sol. el cabello estaba dentro de un orden claramente establecido por alguien distinto, pero ¿a quién le puede importar?


P.S. Disculpa el cómo me veo


7.7.14

Cabrón.

Después del incidente, he olvidado las letras y los sabores que producen. los aromas y las formas que van dejando; estoy exhausto  de ser un pendejo, So, ahora voy a ser un cabrón y he encontrado la guía definitiva para ello:

1.-Ten huevos.
2.- Se un cabrón


Sigo durmiendo con la tranquilidad de siempre, pero a momentos en el diario, me llega el letargo en los semáforos y lo veo ahí como penando y me siento un poco mal, porque la vida es mala y él es malo, y aún me importa porque aunque sea un cabrón, cae uno en cuenta de que viene de familia

2.7.14

Anthems For A Seventeen Year Old Girl

¿Cómo se puede tener la certeza de querer a alguien con quien se convive todo el día? se le tiene siempre al lado y aun en los sueños se le echa de menos un poco. lo que ocurre es que han terminado por acostumbrarse el uno del otro y no se tiene de nuevo el extrañamiento ese que hace que las personas se sientan impactadas al verse unos minutos. en mi caso siempre he sido alguien perturbado mentalmente (supongo) entonces, yo siempre te quiero, aún y cuando no te vea, ni te tenga cerca; estas por la ciudad como rondando con otros quienes, yo por mi parte sigo acá como queriéndote, pero te quiero –y esto que quede bien claro- no por costumbre, ni por la suavidad del roce diario, te quiero por lo brusco de encontrarte, de toparte de frente, con un extraño del brazo y como disimulando miradas.

Lo más simple de toda la situación, sería que te quisiera por costumbre, que de poco en poco me inundes de ti, como la llave del agua que por las noches perturba, es constante y termina por desbordar la bañera. que un día me despierte y cruzando el corredor te diga que te quiero, todo esto en un preámbulo de risas tontas y desayunos exprés; pero es muy boba la idea de quererte a lo simple. siempre prefiero la maraña de situaciones, las no claras; y ahí me tienes quitando de poco en poco el sesgo de la facilidad.


Lo único que se me ocurre puede estar sucediéndonos, es qué no me acostumbro a ti