17.2.15

Somos Cuánticos

Esta noche justo he querido dejarte una nota en la servilleta de la cerveza, mientras tu cara trata de disimular la sorpresa e  incomodidad que acompaña nuestra charla. Un tipo se ha ofrecido a cuidar nuestras pertenencias y la mesera pasa de largo en cada momento que levanto la mano para ordenar algo más.
Hoy puede ser la noche de un día cualquiera en algún bar predilecto entre los que tantos solemos errar. Hay música de fondo y no sabemos bien que estamos escuchando, probablemente algo que no conocemos y que rechazamos inconscientemente

Somos cuánticos

Nos queremos al mismo tiempo, no importa si el día o la noche; si la lluvia o el sol nos azotan de imprevisto mientras nuestras magnitudes se esfuman. Nuestra pasión nos destruye, nos va desmembrando, nos lleva al nivel básico de nuestro encuentro, nos arrastra a un lugar donde siquiera la luz escapa con vida. Vamos como brincando y teniendo el extrañamiento que acompaña cada cambio, con la única certeza de sabernos perdidos el uno en el otro, y las magnitudes no comprenden nuestros alcances.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.