14.12.15

We're Dreaming


Hoy regresaron de nuevo, fue como ver a un amigo de toda la infancia ya cuando se es adulto y se está bien inmerso en toda la sarta de problemas que conlleva; entre la renta y los gastos fijos que se tienen al final del mes, las declaraciones y el lidiar con el contador; regresaron. Hacía tiempo que no se les dejaba ver ni un rastro, ni un esbozo de lo que iban, es por eso que cuando llegaron pase el día entero en una especie de trance, no termine mi café, la cama quedó a medio tender y ni hablar de los platos.

Al comienzo, estaba frente a un espejo, al parecer en un cuarto de baño que desconozco, o bien pudiera ser que se trate de muchos cuartos de baño, pero en el instante no podía determinar qué de cada cual. Parece ser que procedía a peinarme como de costumbre y esto no me hizo extrañar, no siquiera al verme barbado, ni con  el cabello no tan largo; había algo de vapor en el ambiente, el espejo se complicaba entre el reflejo y  mi presencia.

Lo que más me hizo cuestionarme todo, fue el momento en el cual se me comenzó a desprender el rostro, el quitar de manera premeditada cada capa restante,  el verme deformado entre el paño del espejo, las capas malformadas de mi cara, y la sangre.