1.3.16

So, we are making decisions or what?



Todo es acerca de decisiones. Las hacemos o nos hacen, nos arrastran y no hablo acerca de  una aproximación metafórica ni un eufemismo para las drogas ilegales, ni acerca de ser un viejo loco gritando en el parque a las copas de los árboles, ni mucho menos a los niños que se atraviesan a lo largo de la pista.

Hablo acerca de miles de directrices que se forman frente a nosotros y simplemente se esfuman al menor presentimiento, hablo acerca del intervalo entre pedir la cuenta o pedir la siguiente ronda, de la luz tintineante que llena de colores frescos los azulejos viejos del baño.

El golpe mórbido de realidad entre el tráfico de entre semana, de ese que se llena de resignación y tiempo-basura entre pantallas. El cambio constante entre tareas que nosotros mismos nos asignamos, por placer o gula social. El ver qué más hay, tratar de querer llenar ese vacío creciente que por más labores y relaciones interpersonales siempre terminar agrietando los pasos.

Hay silencios que no son una decisión, se sienten como impuestos por el contexto inmediato; o se sienten una elección premeditada y no tienen una carga que no termina de disiparse.

No he terminado de comprender de qué va todo esto, pero tampoco tengo alguna prisa por entenderlo; más bien solo quiero tomar una decisión y aférrame, pues el no tomar decisiones conlleva una elección que tiene  una mala mano, 7-2 me dirían en la mesa y me recomendarían foldear de inmediato; todo para descubrir una escalera de situaciones que se vuelven absurdas al momento de haber renunciado.


Entonces, en algo así se resumen todas las hojas que he usado en los últimos meses, las libretas llenas, plagas de giros y líneas. Algunas incluso tienen horas específicas y tiempos y cafés. Pero sobre todo tienen algo de mí, algo que no escapa a mis decisiones, ni a lo que hago, son una extensión de lo que sea que esté sucediendo acá arriba y que cada vez busca salir de poco en poco. Es la pesadez sobre los hombros, el nudo en la garganta, y el  snooze infinito entre la vida y mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.