4.4.16

Cartografía Emocional

I´m here


Nunca vamos a enterarnos de cuantas calles tiene la ciudad, pues no paramos de perdernos el uno en el otro. Incluso el break en el que vas a la cocina, o mientras se enfría el estofado no es suficiente. Nunca.

Las coordenadas que tus ojos ponen en mi cuerpo se limitan a dar breves referentes para las marchas exploratorias de tus manos. Tus guías se ausentan, dan marcha atrás y dejan el camino de siempre, el terreno conocido. Indagar fuera de la ruta de costumbre, lejos de los besos de siempre y a la sombra de las caricias sistematizadas.

Hay que hacer ruta entre tus labios y los míos, darles una brecha que recorrer entre besos, el perderse siempre es una alternativa formidable.

La cartografía de nuestros cuerpos es cada vez más detallada y a momentos me gusta acampar en tus lunares, pasarme las pascuas entre tus pecas y los fines de semana en tu vientre. Por tu parte te pasas la siesta sobre mi pecho, las películas en mi hombro y las despedidas sobre mi rostro.


Es momento de nuevas travesías que involucran estar perdidos, pero en movimiento entre el sonido asaltante de lo cotidiano, la hora pico de la rutina y las cumbres llenas de extraños pasajeros. es el momento de salir y perdernos, de buscar lo inusual, la significación absoluta de ti en cualesquiera de los lugares que se recorren un día entre semana.