17.5.17

Pacto


Recuerda los días venideros, las tramas absolutas sobre lugares específicos, las conversaciones llenas de cafeína y cigarrillos, el cotilleo en los puentes y ver a las personas menos agradables caminando como amigos de toda la vida.

Hay huecos en la ciudad que van llenando de palabras pendientes, de todas las frases cortadas y breves interrupciones que nos suceden, como por ejemplo el sábado lleno de trafico mientras el receso sucedía a la par.

Recuerda.

Eso, el vagar. No hay más.

Schrödinger Kiddo




So, en un comienzo todo estaba claro y sabía a donde ir y que hacer, pero poco a poco fui menguado en muchos aspectos. Y es que siempre he fluctuado entre lo creativo y lo racional. Maybe im two kind of persons. Maybe not.


A veces creo que uno va por la vida en cierta dirección y se va acumulando. Se va empalmando uno consigo mismo y su antecesor. Hasta llegar a nuestro destino y ser una especie de super yo concentrado.

Hay otras veces en las que no nos dirigimos al mismo lugar, y tenemos chispazos de coincidencias entre nosotros. Esa idea que llega brevemente, ese plano en claro de qué hacer.


Al principio de mi vida, llevaba la misma dirección que mis posibilidades y acumularse y amontonarse era hermoso. No había duda alguna de ser. Pero luego en el 2012 comenzó una separación (anexo foto ilustrativa) y nada volvió a ser igual. La victoria racional prevalecía, sobre todo.


Hasta hace unos días, dónde de nuevo todo parece ir obteniendo capas y generando una profundidad que no puedo explicar del todo.


11.4.17

VL




Es 1993 y de pronto hay un furor absurdo por la imagen y actitud de tipo rudo, poco a poco se expande por las regiones hispanas. En parte se debe a la película sangre por sangre; en parte a la cultura de las calles. Los tipos malos y rebeldes por fin son el objeto de admiración, el modelo a seguir y se vuelven los tipos cool. Ser malo, rudo y malhablado es ahora un símbolo al cual añorar.
Los tipos dentro de esta corriente se vuelven un grupo de poder, ser bully es cool; ser bulleado no tanto. Los que sufren de acoso y molestias son grupos distintos por igual, pero dentro de esos grupos existen personas listas que enfocan su ira después de ser acosados, molestados y golpeados a planes futuros, a tener buenas notas, a salir de este ambiente. Aspiran a tener buenos empleos con magníficos sueldos y ser de pronto los jefes de esas personas que abusaron de ellos durante tanto tiempo; el rol cambia, ahora ellos abusan, pero en otro sentido, en exceso de trabajo, jornadas largas, sueldos breves y demás situaciones precarias que generan un circulo vicioso.
Su plan no da resultado. Dentro de la cultura del 93 (AKA Sangre por sangre: el efecto en el bullying y demás factores culturales) el trabajo dignifica al hombre. No importa que tan malas condiciones se tengan, el esfuerzo continua, la paga sigue llegando. Esto vuelve locos a los grupos de poder intelectual, no encuentran la manera de vengarse, más bien, no logran que las personas de las cuales se están vengando, noten que es una venganza.

Hay una convención. Hay consternación, no saben lidiar con la ineficiencia del poder, hay discusiones acaloradas, pero no llegan a nada. Hay un receso y de pronto surge un plan. Varios de los asistentes son miembros de la RAE, así finalmente después de mucho, llega su venganza:

Oficialmente Vato se escribe ahora Bato


Pero en inthehood el feeling es el mismo. Vato. Sigue teniendo el espíritu de los pantalones tumbados y la playera holgada. Incluso cuando lo pronuncian, siguen teniendo la V en la mente.

14.3.17

Looms



A la muerte se le gana todos los días y a veces simplemente no. se le enfrenta y el despertar implica una victoria.

Quiero destruirlo todo hasta las cenizas, no dejar bordes ni espacios. Desaparecer. Surfear el trafico como un día de vacaciones, llegar a tiempo y ser un modelo estándar a seguir. Ayudar a los que me utilizan a tener mejores ganancias, escribir rápido y no perder el tiempo; involucrar procesos capitalistas dentro del vacío que crece cada mañana, tener menos tiempos muertos durante la ducha. Salir temprano de casa para poder ceder el asiento en el autobús. Cruzar la calle antes del cambio de luz, esquivar los charcos uno a la vez. Sortear los peatones a contraflujo y los vendedores ambulantes como minas de un trayecto ciego. Un autómata de las aceras y los cruces peatonales, la luz del celular interfiere la periferia de mi visión. El silencio interno crece mientras el ruido ambiente hace una especie de fade-in, la señora de junto se preocupa por el almuerzo. El mar de gente me abraza cada tarde, trata de juntar los pedazos de quien trato de ser. Voy disfrazado tratando de jugar un rol que no me pertenece, viendo por la micro-ventana como juegan fuera todos mis compañeros, hacen gestos con sus manos mientras me animan a integrarme; trato de no prestar atención mientras reviso el correo, no quiero distracciones.

Voy hilando las pocas palabras que llegan entre tareas, la hoja se va llenando a la par que va perdiendo el sentido, pero es bueno poder hacer varias cosas a la vez, perder la capacidad de concentración y dejar todo inconcluso. Me he quemado más veces de las que puedo recordar, cada día descubro una nueva torpeza, mis dedos se atrofian poco a poco, mi vista se mantiene. No es la mejor condición, aunque para ser sincero no es mi mejor mes; soy más bien como la ciudad, deberías verme radiante durante el otoño, en los momentos en los que la neblina se hace presente y la luz toma un papel protagónico, no es que sea del todo fotogénico.

Hace unas noches soñé que me perdía entre los pliegos de la persiana. Afuera amanecía, la calle tenía algo de humedad de la noche anterior. Los recolectores de basura estaban esperando terminar la calle, luego de unas casas más retrocedieron. La monotonía de mi sueño es una señal de que a estas alturas la sorpresa ha escapado del todo. Quiero soñar acerca de ella, de su piel suave, de los momentos de silencio, del vibrar incesante, de la torpeza repentina. Aún tenemos movimientos mecánicos que culminan fuera de nuestras dimensiones.


Con este texto no pretendo nada extraordinario, pues a la muerte se la gana todos los días y a veces simplemente no.

Suena la alarma.

Es hora de despertarse.

19.2.17

Domingo19

Estoy solo.

Bebiendo solo

A la orilla de la mesa.

A orillas del mundo.

Expectante, buscando quién soy.

Estoy yo.

Estoy diferente.

¿Que buscaba al llegar aquí?

¿Que buscaba al irme?

¿hay algo distinto?

¿todo sigue igual?

Todo sigue igual.

Yo sigo igual.

Soy un fraude.

¿Quién no?

Todos mentimos.

Nadie es quien dice ser.

Nadie es el filtro que dice.

Somos distintos en proyección.

Somos los mismo en escencia.

Nadie miente.

Yo miento.




Estoy solo.