19.11.08

el sabado soy pro


Hey girl i need that you look at me ‘cause I’m down down down
Un espacio en blanco. Debe ser llenado. A quien le importa. Podría describirles situaciones asfixiantes, llenarles la cabeza de malos pensamientos. ¿Pero quien se atreve? ¿A quien le importa? Las horas y la destrucción masiva de los tiempos enardecidos con demás fines no lucrativos. Salía tambaleándose y gritando con emoción. Estaban en una acalorada discusión, le decía: “yo también se contar hasta el 9” un segundo tipo entre risas y burlas le dijo: “pruébalo marica”. Un tercer hombre grito desde el fondo “marica es una palabra muy grave” a lo cual otro mas respondió: “ni tanto, no seas mojón”. Entonces el primer hombre comenzó. “uno, dos, tres…cuatro, cinco, seis…ssiiete, o-c-h-o, -justo antes de decir nueve. Cayo de bruces sobre la mesa- todos comenzaron a reír y gritar y se armo un gran alboroto. Casi a nadie la importaba lo sucedido, con excepción de un solo hombre que miraba atónito en la barra – a juzgar por su facha se veía que estaba de paso- un hombre se le acerco y le dijo: “que pasa amigo, ¿te asusta como juega el diablo?” – saco un pañuelo gris que traía en la bolsa de su camisa negra y se limpio el sudor de su frente y dijo: “23” 
“no te entiendo. Pero aquí no es bueno andar solo, con todas las cosas extrañas que pasan, uno podría volverse loco rápidamente. Pero que modales los míos, diciendo cosas tenebrosas sin siquiera presentarme, me llamo pedro Varela”-le respondió con una risa sincera y constante sobre su cansado rostro. “vaya que eres un tipo garboso, yo soy Antonio damanesco, y no sabes la cosas raras que me han pasado apenas entre en este pueblo, ya van 23. En la entrada había un tipo en la horca que se estaba retorciendo de dolor, pensé en ayudarlo, peor un niño me detuvo y me dijo “no, espere” y señalo el cuerpo que dejaba de moverse hasta ponerse la cara morada y las venas del los ojos reventadas por la presión. “ves niño pudimos haberle salvado, ya ha muerto”-le dije algo molesto- este niño con una tranquilidad me dijo: “este tipo ya condenado hasta el fin de los tiempos, el mato a la mayoría de los niños del pueblos, su destino es morir eternamente “-luego de esto el sujeto comenzó a moverse nuevamente y a gritar con dolor.- “¿y que haces aquí Antonio?, tu muerte te espera lejos de aquí” –Antonio se quedo frió y empezó a temblar levemente- “no creí haberme presentado”-el niño volteo levemente a verlo a los ojos y le dijo: “no lo hiciste”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.