10.2.11

Un jueves de enero

Estaba la ciudad tranquila y era de extrañarse; hacia varios días que los atentados contra los ciudadanos, iban aquejando a las personas, robando lo poco que tenían para si.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.