15.7.11

Cualquier cosa que provenga de ti.

Algo como volver a empezar. Odio cada palabra que dices. Las tardes caminar. Cada risa vacía.  La fuerza del sol en mi piel. Tu mirada nerviosa.  Las platicas amenas. Tu mirada nerviosa. Los juegos de siempre. Tu mechón de cabello desaliñado. Tardes, noches y madrugadas. Juegos de miradas (solía ganarles a los niños pequeños). Como caminas por todos lados saliendo con conocidos, paseando en lugares públicos. Caminar por la ciudad, sentir su aire fresco. Como defiendes cosas sin sentido. No verte y sentirme feliz. Quejas por no tener amigos. Esconderme en las fuentes para variar. Odio sinceramente que seas muy pretenciosa.  Alimentar aves.  Hay más cosas en el mundo que solo un par de películas y dos libros. Usar las escaleras en lugar del elevador. Más que tener sexo y platicar sobre lo que no ha pasado. Trabajar y ser más eficiente, un problema de siempre. Y todas esas películas y situaciones incomodas. Platicar con personas que no conozco y ellos fingen que les interesa lo que digo. Cada día las cosas se van complicando más. La hora del descanso parece eterna si no estás. Tu “capacidad” de asombro. La manera en que vez al mundo. Cada ruido que haces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.