23.7.11

Es tu cumpleaños

Ya casi al final, todos estábamos más arraigados a esa vieja cama que la misma abuela. Siempre llegaba gente distinta, los mismos conocidos, pero con diferentes historias. A lo que entendí  la abuela había sido la mujer más santa que conocimos. Una forma curiosa de describir su vida. Pues cada quien le añadía un pedazo de realidad ala fantasía que acontecía frente a mí. A veces la abuela soltaba una o dos pablaras casi inaudibles y con tan mala dicción que era muy difícil entenderle. Nos gustaba imaginarnos que nos alentaba a seguirle contando su vida. Se la pasaba dormida la mayor parte del tiempo. No me gustaba salir del cuarto, uno nunca sabía que podía pasar. Caso distinto a mi hermana  Laura, ella detestaba ese lugar. El aroma a medicamentos viejos, enfermedades y tos le hacían repugnarlo hasta la muerte.
Así fue que la abuela murió, y lo hizo el día de tu cumple años. No te lo digo con el afán de joderte. Solo quería que supieras,  que mientras estuvieras con cara de asco por toda la sala de urgencias. Cantando. Llorando. Riendo y haciendo cualquier otra estupidez. Ella estaba muriendo.
P.s. Feliz cumpleaños

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.