28.7.11

La cafeína es buena para las juntas, pero no cuando estas junto a mi.

Debí haberlo sospechado desde la primera taza de café. Porque ahora solo me pasan cosas frenéticas y divertidas. Y pueden ver que me tiene sin cuidado. Sobre todo cuando me altera el pulso y no puedo articular palabra alguna. Los lugares son entretenidos de nuevo. La ciudad parece bailar a un ritmo que conozco. Y puedo cantar esa canción junto contigo. Pero estoy seguro que no voy a entonar. Pero eso no importa si además nos movemos sin ritmo. Algunas tardes la aventura llegara sin sentido. Incluso podría ser un buen empleado, pero eso no es lo que quiero. Independientemente saltillo seria una oportunidad, y lo será. Odio las juntas de los viernes, porque en el cuaderno solo apareces tú. Y siempre están viendo que dibujo y que hago o que digo. Lo difícil es explicar que estaba dibujando para ti. Así que cuando me pongo de pie les digo la verdad. Que es tarde y quiero salir de ahí. Quiero sentir algo más suave como tu piel. Entonces cuando se llega a las áreas de oportunidad, recuerdo tu voz y después no se qué pasa. Supongo que tiene algo que ver con el café.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.