23.8.11

En retrospectiva.


He estado intentando definir todas esas situaciones, que en algún momento se presentan. Desde hablar en público, el ser serio, el ser divertido, aburrido, interesante, sencillo, complicado, etc. Hay ocasiones en que puedo decirlo claramente frente a una gran audiencia, otras veces en cuanto hay rasgos tuyos no me sale ni una palabra, aun y cuando son pocos. Fuiste en parte causante de mis acciones y algunas otras habilidades innecesarias. Sin embargo cuando estas cerca no sé como sentirme, me vuelvo un manojo de nervios, porque eres la única situación que no domino. No me importa el alboroto posterior, después de aquel martes ya nada me interesa, he perdido el respeto por cualquier cosa que no me interesa, la irreverencia se ha vuelto una amiga mía, muy intima. No hay señales de talento, pero no me importa. No busco trascender ni crear un culto. Mucho menos alguna especie de vínculo. Solo quiero ir por la vida haciendo lo que quiera, cuando quiera. Gritar si quiero hacerlo. Correr y luego detenerme, o viceversa. Poner atención y después ignorar. Algo no relacionado con lo que hago. Hacer algo por mí sin ningún sentido. Por el simple hecho de buscarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.