28.1.12

Gris


Es un sábado nublado y gris. La lluvia cae con pereza sobre el frio de las calles. El frio me ha cristalizado los ojos, no es que tenga algún sentimiento triste que no quiera compartir. Y de ser así podría decirlo mientras salgo a dar un paseo por lugares que me gusta recorrer cuando estoy triste. De ahora en adelante créeme que no me siento triste, tal vez me sienta melancólico, pero no hay nada que pueda hacer. Siento como poco a poco me voy consumiendo. Me voy menguando, hasta que pronto no quede ningún sentimiento en mí. Es como esa etapa de desintoxicación.
Otra noche que no encuentro mi voz. La perdí en alguna parte en mi transcurso a casa. Probablemente la olvide en el camión, en un asiento de los que están pegados a la ventana. Pues siempre me gusta sentarme ahí para ver cualquier cosa que no me haga recordar a donde voy. Y ahora cuando nos veamos por casualidad no me creerás que no tenga voz para saludarte. Lo mismo pasó con ese gesto de amabilidad que alguna vez te mostré. Cuando me decidí a volver sobre mis pasos a buscar recordé que ya no es necesario, pues ya no me interesa.
Es el tipo de cosas que quiero decir. Cuando no hay nadie cerca, pues así no me siento culpable del tono de mi voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.