1.1.12

Lemniscata


He tenido ese sueño recurrente toda la semana, en el cual me encuentro corriendo entre grandes árboles en un inmenso bosque. Escucho algunos pasos y te veo pasar corriendo a lo lejos. O al menos esa es la sospecha que tengo. Enseguida yo también comienzo a correr y luego resulta que estas detrás de mí. Siempre lo has estado, solo que ahora no puedo voltear a verte, por que se que se trata de ti. El aroma que vas dejando es algo que extrañamente me vuelvo a encontrar cuando sigo corriendo, lo cual me es imposible de creer pues sigo corriendo hacia adelante. Y si logro correr lo suficientemente rápido, puedo vernos las espaldas. Es una especie de temporada de otoño y es el atardecer, las hojas están tan amarillas que pensarías que no son reales. Los arboles son tan altos y frondosos que no puedo ver bien el cielo que casi estoy seguro es azul claro. Lo creo más como una certeza estúpida que por algo que pueda comprobar. Llevas puesto tu abrigo rojo y tus mallas negras. Llevas ese sombrero que siempre deteste, pero como te decía no estoy seguro que se trate de ti. Y esto es lo único de lo que estoy seguro, pues justo cuando volteo para ver si se trata de ti o de alguien más te comienzas a desvanecer. Lo seguiré intentando hasta que el sueño lentamente se vaya olvidando y algún día despierte con ganas de salir a buscarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.