16.1.12

Pendejo.


Hoy no tengo nada que escribir. Este escrito no habla de ti. No te menciona en ningún momento. No  voy a decir nada que después pueda ser usado en mí contra, es por eso que me abstengo de hacer cualquier declaración. Voy a caminar despacio, que es como se hacer las cosas. Tendré mucho cuidado y tendré calma. Diré palabras, para que las escuche aquel que quiera escucharlas. Tendré miradas de esas furtivas que solo la gente que ande en búsqueda de ellas pueda toparse. Voy a tener algunos momentos lucidos como en todo, pero serán breves. Perderé mis libros como siempre lo hago. Voy a tratar de pensar que el mundo es reciproco, después de todo no queda mucho de él. Te juro que todo estaba así cuando llegue. Me fumare algunos cigarrillos para ver si puedo dormir. Dibujare algunas líneas, pero nada que pueda entender. Luego pienso que la memoria es una mal educada que no quiere que duerma, pues me lanza recuerdos aleatorios. Algunos tiene que ver con mi infancia, otros tiene que ver con usted. Algunos con mis traumas y otros provienen de ti.
Creo que la vida será mejor, es esa incertidumbre lo que nos hace querernos levantar. Ni siquiera sé si llevaras el cabello suelto esta mañana al despertar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.