1.3.12

Confrontaciones

Yo tengo ganas de escribirte mucho, pero las palabras como que se me amontonan en la boca, y no salen. Quiero que entiendas -claro- que a veces siento esa necesidad impulsiva de darte un beso. Luego me siento tonto. Obvio porque tú ya no tienes razón, o más bien el que ya no tiene razón soy yo. Me he pasado la noche en vela pensando, pero eso es como por inercia. Mi cuerpo sigue haciendo cosas que yo aun no entiendo, como voltear a ver la luna, buscarte entre la gente, como escribirte y querer.
La verdad es que me gusta estar medio piantado, como zafado y alejado del mundo, porque a veces no te quiero ver.
Lo que ha pasado es que estoy como deprimido, pero no hay de que culparte, más bien creo que es algo bien relacionado conmigo.
He estado cantando cuando camino, son puras canciones que no se me.
Me he estado poniendo de acuerdo, pues no me quiero arruinar los martes.  Quiero que quede claro que estoy escribiendo porque quiero hacerlo y no sé por qué.
Resolví que te escribiré algunas flores, pues creo que son las mejores. A veces me quiero guardar la vista, para que no se me gaste. Pues en algún punto del día saldrás a relucir y quiero estar como fresco para cuando pase eso y no perder detalle de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.