14.3.12

manare

A veces cuando te veo, tengo la idea de que te conozco. Estas ahí con tu suéter rosa y tus lentes. Tú cabello corto y claro. Usas tus jeans regulares y haces gestos amables. Tienes una voz suave y un carácter afable, pero luego la idea  se torna en forma retorica, una que se humaniza. Así te me haces bien extraña, no te puedo asimilar con una forma humana, porque tu belleza no es humana.
Así que la próxima vez que decidas estar ahí siendo tú – para variar- podrías ser un poco más discreta y pasar con la mirada perdida, para no hacer contacto visual. Pudiera usted ahorrarse el contacto físico, ya que es de lo más caótico en estos momentos.
A cambio yo le ofrezco idolatrar todo su paso. Unos breves dibujos rápidos. Mis pensamientos cuando deambule por la ciudad. Una que otra entrada en mi blog, donde claro omitiré su nombre. Tendré unos momentos de locura en los cuales pensare que es necesario verla de inmediato. Mirare constantemente mi teléfono, como tratando de invocar una llamada tuya. Ya en las noches me hare a la idea de un futuro lejano hasta quedarme dormido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.