29.3.12

Parisian skies



Un día como de golpe llegare a la ultima hoja de mi moleskine, en donde tantas veces te ame y odié. En cualquier momento podría parar de escribir, pues no quiero ser un peligro para mi integridad, sobre todo un sábado por la noche cuando no hay nadie en casa.
Veré algunas notas algo ajenas a mí. No se sinceramente si se trata de ti o no. Pero no he olvidado lo que rayaste en mi pared y eres lo primero que veo al despertar.
Mi ojo me hace un guiño emocional que seguido decido ignorar. Pero no estoy aquí para hablar de todo lo que no soy y lo que no será, tampoco quiero ser ese viejo recuerdo gastado. Más bien quiero ser tu moneda de la suerte. Ese evento fortuito que te deja feliz, incluso hasta que  se vuelve a repetir. No quiero ser el fantasma de tu partida y justo aquí es cuando vienes y bailamos hasta llegar a la sala y luego al final de todo bebemos café.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.