24.4.12

El cuerpo humano como maquina de recuerdos.


A veces cuando me encuentro solo, de repente mi cuerpo tiene alguna especie de reacción, pues recuerda las caricias que solías darme. Siento tu nariz contra la mía, esta algo fresca. De tus manos, mis manos aun extrañan la medida. De tu voz creo que sería prudente no hablar pues mis oídos se han negado a dejar de escucharte. En ocasiones cuando estoy tratando de dormir no puedo evitar escuchar algún susurro tuyo. Un tiempo atrás hubiera pensado que no olvidaría el instante en el que te vi por primera vez, lo extraño es que ha sucedió todo lo contrario. Recuerdo cualquiera de los otros instantes a cada momento, pues mi cuerpo está en una fase de negación. No estoy seguro de querer esto para siempre. Quisiera concluir diciéndote cuanto te he olvida y con mi cuerpo contradiciéndome.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.