7.4.12

Nombre genérico


Me he despertado con la idea bien puesta en la cabeza. Fue una mañana de primavera, lo tengo bien presente. Se me ha quitado el hambre unos días, he probado bocado leve pero nada digno de digestión. Cuando Salí de casa he visto a mi vecina barriendo las hojas de los árboles y me dio los buenos días.
He tomado un camino largo al mercado de la ciudad. Los aromas nunca me han terminado de agradar. Abundan locales de bisutería, algunos restaurantes y revistieras. Algunos niños le toman como su casa, tienen ellos ahí su diversión.
La mente se me ha volado. Llego a mi destino la lectura del tarot. La idea que me aflige de mi boca salió. “Dígame cuando voy a morir”. Voy anotarlo en esta pequeña hoja, lo pondré dentro de este sobre.
Después de haberle hecho la pregunta, la mente dio un fallo, se me lleno el cuerpo de nervios. El hambre poco a poco volvió. Mi vecina sigue barriendo por las mañanas, solo que ahora ya no me saluda.
En algún momento de mi vida la curiosidad me llego como de golpe, decidí abrir el sobre. Una sonrisa resulto de todo.
“cuando suceda”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.