20.4.12

Sepulcro.


He tratado de decírtelo desde hace tiempo ya, pero te encuentras tan ocupada ignorándome y no te das cuenta de lo que digo. Es por eso que tengo un malestar, es uno que no se quita con pastillas. He intentando con recetas naturistas pero creo que eso no es lo mío. He anclado todo lo que me trae recuerdos y lo he enviado al fondo del mar, pero siempre regresa a mi por las noches. Si tengo algo de suerte para cuando llegue estaré dormido.
Hable con alguien acerca de ti, aunque fue mera cortesía pues quería devolverte un viejo libro. Me ha dicho algo sobre que eres bonita, aunque eso ya no me interesa. Como siempre suelo intentar poco las cosas, me he decidió por un sepulcro más formal y sé que seguirás buscándolo desde el comienzo hasta el fin.
Salí a caminar por la ciudad desojando tu recuerdo en cada lugar que solía significar: algunas noches en vela, unas risas y unas miradas. Pero como he terminado el libro y aun me quedan algunos lugares por recorrer decidí escribirte una carta.
La próxima vez que decidas tu indecisión, ten en mente que no se puede andar impune por la vida.
Después de todo mírame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.