3.5.12

tres minutos


Todo está muy en silencio, solo tengo la radiación y algún estornudo esporádico. A simple vista pudiera parecer que soy yo, pero no lo soy. Soy un reflejo de la realidad, en la cual me ven. En este momento podría ser que me levante de golpe y los tome a todos por sorpresa, incluso con mi cara de tonto, que es lo único seguro que tengo en esta vida.
Faltan 3 minutos. En 3 minutos puedo explicar porque me gustan las cartas. Podría parecer que es nostalgia pura o algo como romanticismo, pero el hecho es que es algo como cuántico. Es la conexión entre el pasado y el futuro. El pasado que es donde me dibujas unas líneas sobre el papel, y el futuro donde yo las leo, las releo y las vuelvo a releer. Y aunque a veces cambiemos de lugar, siempre terminamos atrapados. Somos como un anacronismo, uno bien definido para buena o mala suerte nuestra.
Aun me queda un minuto que no sé cómo gastarme

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.