14.6.12

Brujula


Quiero perderme por la ciudad, entre la multitud de personas donde no escucho tu voz. Dar vueltas impulsivas en cualquier calle en la cual me asalte la necesidad de perderme.  Andarme sin prisas, lento pero neurótico. Debería conocerte mejor y así podría anticipar cada gesto que pudieras hacer. No para evitar sorprenderme, sino para apreciarlo mejor.  Suelo imaginarme que vivimos dentro de una melodía tranquila y nos desplazamos a través del tiempo y el espacio. En un sentido romántico me gustaría decir que en la misma dirección, pero podría ser que solo estamos en una encrucijada, y no es más que un momento lo que tenemos aquí. Como suele ser la casualidad podría ser que coincidamos más de una vez en un lugar determinado, pero por factores externos, no vamos a vernos.

De alguna manera todo me remite lentamente a la analogía del corazón como brújula, siempre apuntando al amor de tu vida. Podría sonar un sentido estrictamente romántico, pero me gusta pensar que mientras me pierdo por el mundo, en realidad me estoy acercando a  ti. Si estoy errado en mi camino, podría ser que alguien le ha pasado un imán. Solo me quedaría deambular errantemente con la esperanza de atracar en tu puerto por mera casualidad. Algunos prefieren llamarlo particularidad, pues mantiene viva su ilusión de control.

A los humanos nos gusta complicarnos la vida. Creo que por eso me siento tan aceptado en este lugar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.