9.6.12

Me voy a perder entre las ramificaciones de tu ser.

Te he visto con tanta atención esta tarde, que casi creo que podría recitar de memoria cada gesto tuyo. Mientras acomodabas tu cabello -que por supuesto es negro- no he podido evitar preguntarme qué es lo que hace que mi atención se centre en ti. No he descubierto si te pones ausente con la falta de luz. De pronto llegare un día y te preguntare: ¿De casualidad no eres española y estas perdidamente enamorada de mí? ¿No te desvelas pensando en algún futuro lejano? Porque te he visto mirándome o tu me has visto a mí, pero no tenemos tiempo para indecisiones. Entonces pronto podrías nárrame con alguna sintaxis visual como es qué prefieres la primavera y sus estampados. Yo por mi parte hablare del invierno y de lo crudo que puede llegar a ser. En algún punto intermedio nos vamos a perder, tú puedes continuar con tus sueños de ciervos. Por más profundo que sea el sueño que podamos llegar a vivir, en algún momento tendremos que despertar. Y te estaré esperando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.