10.8.12

Bunker


Las verdes hojas de siempre. El mismo paisaje académico. Me he llenado el pensamiento de cuestionamientos. 
Hay unos tipos hablando al lado mío. Parece no importarles el hecho de violentar el silencio.
Este lugar me agrada, suele ser mi escape al tráfico diario, las personas conocidas y desconocidas.
Aquí todo parece una eterna lucha por el conocimiento. Mis ojos se sienten extraños, como ajenos a mi cuerpo.

Pendejos.

1 comentario:

Arturo Contreras dijo...

Todo escrito que termine en "pendejo(s)" merece ser leído.

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.