23.9.12

Tengo una caja de libros no libres.


Hay algunas leyendas en las que aun me gustaría confiar. Unas sonrisas que tendría que recordar. Nadie dijo que sería divertido siempre.  Algún amigo me ha contado sueños que ha tenido de ti. Eres más divertida en los sueños de otras personas y no tengo manera alguna de reprochártelo. Esto depende completamente de mí. Debí haberlo imaginado hace algún tiempo, mientras tu nieve se derretía. ¡No puedo creer que estés de visita en la ciudad¡ tantas aventuras y situaciones incomodas en lugares desconocidos, mientras yo me sigo atosigando con lo cotidiano de esta micro metrópoli que se creé un umbral. Mi doctor ha dicho que he tenido un avance trascendental.

Sigo teniendo esa preocupación inminente y esa pesadilla que me quiere alcanzar. En esta situación, estoy en medio del mar, sin luz y sonido alguno. Por más que lo intento no alcanzo el fondo con mis pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.