13.10.12

Siquiera.


El mundo se termino ayer y nadie se dio cuenta.
Eres un misterio que se mueve entre la ciudad. La noche se mantiene a base de mentiras. He tenido un breve impulso esta tarde, mientras caminábamos de regreso a casa. Mi mano debería estar más lejos de ella. De las preguntas concretas que me ha tocado responder, eres la más difícil de entender. De momento se encuentra en una etapa explosiva de su carácter. El sol ha vuelto a brillar, el aire se siente más puro en la cara y si pones atención puede que notes un destello en su hablar. Es del tipo de personas que dejan pasar el tiempo.

La noche entera no alcanza para contenernos. La luna suele ser una buena analogía, aunque en estas ocasiones me gusta pensar en el sol. Creo que se ha averiado mi máquina de escribir. Ya no podre teclearte cosas lindas nunca más.

Recostémonos en medio de la nada, la hierba esta crecida así que la gente siquiera nos va a notar. Trata de mantener alerta pues cualquier cosa podría pasar. Los autos con sus prisas rutinarias para estar en casa a la hora de cenar. Una caminata nocturna es lo que va a pasar.

Me ausente por unos momentos mientras veía  a unos tipos pasar. Mientras le narraba el guion literario del breve momento en el que estábamos atrapados. “aquí es donde mi mano rodea tu cintura y te acerca brevemente a  mi”

De un momento a otro la noche ha pasado de largo y todo parece no tener final. Si alguna vez nos vemos de nuevo, por favor detente a saludar. No estoy seguro si voy a responderte o pasar de largo, pero es bueno tener en mente la idea de por lo menos intentar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.