26.11.12

373


Otra vez es de noche, otra vez es la misma ciudad. Tengo las ganas de escribirte mucho, pero no tengo algún tema en particular. Por la mañana no recordare ninguna frase en especial, a menos que haya salido de tu boca. Mi guitarra descansa sobre almohadas, mientras la noche se va alargando. Un tipo ha pasado por mi ventana. Eres como una noche sin luna. Después de todo no tendría a donde regresar. En mi closet sigue colgado ese suéter verde con detalles navideños. Mis padres duermen una habitación trasera, mientras te tecleo en forma aleatoria. Si pongo algo de atención el suelo se ha puesto algo frio. Ha desaparecido la silla en mi ventana, que tiene como finalidad ver en tu dirección. Supongo que después de todo no tendré una noche tranquila. Me gusta el caos. Me gusta tu caos. Lo que provocas. El orden en tu sentido. El silencio. La comodidad. Las situaciones incomodas. Los sábados por la tarde que suelen causarme ansiedad. La no dirección, después de tener un sentido fijo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.