6.12.12

Consuelo


¿Qué clase de persona te apetece ser esta noche? Las luces y la música van formándote un aura que no puedo esperar. De pronto estamos en medio de una boda de alguien a quien nunca conocí realmente. Hay pasteles, y la gente esta bordando en ellos. Por favor no dejes que olvide mi delantal. Estamos bebiendo café, mientras la novia histérica busca su novela. Faltan Dos horas para su boda y no está completa sin él. En algún lugar, mis amigos siguen con sus juegos de adolescencia.

He tenido unos momentos de inercia. No hay cambio, un imbécil  no puede cambiar su naturaleza. Así como preparo mi alarma por las noches, justo antes de ir a dormir, tengo la seguridad de que la ignorare. No hay un punto cierto, respecto a esto.  Me gusta pensar que es mi elección. Ya tengo la edad suficiente para saber hacer mis elecciones, por equivocadas que estén.

Entre estas líneas, me viene a la mente ese monumento abandonado en una plaza. De carácter religioso y con enamorados a su alrededor. Era tan hermoso que tenía una tienda de autoservicio a su lado. Unas pintas y algunos vagabundos que le daban un toque de realidad a esa ficción que venía viviendo.

Lo único que tengo en claro en este momento es que conozco una buena librería, en donde podemos conseguir el libro por doscientos cuarenta pesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.