7.12.12

Ucronía


Creo que la Escuela es una ucronía, para todas las personas. O al menos debería serlo. Los arboles de decisiones que se desentrañan con el simple hecho de una elección que no está en tus manos. Como se alteran los resultados de nuestra “vida” en base a un evento clave. Por ejemplo tú. Justo ahora dejas de tener tus características Humanas y vivientes, para convertirte en una ucronía. Podría ser un sábado por la mañana, con algo de desvelado, hojarascas y familiares. Tú eres el suceso clave de todo lo que viene o de lo que puede no suceder.   

Cuando me suceden cosas como estas, me gusta dividir la vida en dos:

                    Ficción                    
Que son todas las cosas que pasan un martes cualquiera mientras regreso a casa. Breves momentos donde coincidimos en algún pasillo olvidado de la escuela. La lluvia que llega sin remordimiento. La lámpara de seguridad en el parque detrás de mi casa. La música incidental mientras esperamos la siguiente función del cine. Las labores domesticas y tareas diversas mientras me preparo antes de salir. Los regresos después de una fiesta, con el alcohol aun en el cuerpo y la visión algo nublada. El volumen de la televisión, exagerado por la resaca.

                    No ficción                    
Tus manos rondando por la ciudad, guardadas en algún bolsillo.  Tu lectura nocturna. Unos bocadillos entre párrafos. Las conversaciones antes de dormir. Algunos versos espontáneos que piensas al ver a través de la ventana. Las cartas incesantes. Las madrugadas en vela y los sonidos nocturnos. El café a las 12:15, justo antes de comenzar una película. Las tardes en casa, mientras todos salen. Los bailes en la fila del supermercado. El adiós a los transeúntes mientras vienes en el autobús. Las llamadas inesperadas. Las situaciones incomodas en espacios conocidos. Los dos chicos del colegio que solían decir cosas sin sentido, ahora son mis compañeros en la oficina. El antiguo pretendiente que solía escribirte poemas sin que lo supieras. Las fotografías que te dedico, los textos breves y las noches en vela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.