7.1.13

No suelo hacer esto.


La ciudad me ha dado un cambio repentino. Las calles no son lo que solían ser. Estos nuevos caminos van teniendo una reminiscencia que poco puedo entender. Las luces de la construcción lentamente se van filtrando y el bote rueda en el suelo del bus. En algún momento pensé en entender la calle que estoy transitando, pero hubiera sido una estupidez. La noche sigue su curso y todos sus movimientos constantes. Se lo que no quiero, lo he pensado seriamente durante varias tardes. Así que la próxima vez que tenga una duda, será una chiflazon mía. Por esta vez déjame anotar mi numero en tu pared, así tendré la vaga esperanza de que puedas llamarme en cualquier momento.

Lo que está sucediendo es meramente una cuestión semántica, no se trata de quien le dé la espalda a quien, sino de quien es el primero en correr con las maletas bien puestas y en dirección contraria. En estos asuntos siempre es mejor hablar las cosas de frente, así que el camino más corto es rodear el globo.

Las plazas solas en la noche y picnics improvisados, quien hubiera pensando esta situación. Algunas personas en la banca posterior buscando en sus bolsillos, así que por esta ocasión pasaré de largo. Las luces del alumbrado público se contenían en tus ojos y los nervios directo en mis manos.

Así que la próxima tarde que decidas aparecerte por aquí, será mejor que te lo pienses muy bien. No suelo tener ganas de pasar un buen momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.