2.1.13

Pendientes


En cualquier momento, alguien llegará y me preguntará que tal va el año. Sinceramente no lo sé, pues apenas van dos días y no soy tan optimista como para pensar que todo va bien. Por otra parte están los tipos que piensan que todo es igual, tienen los mismos vicios y los mismos placeres, pero sienten algo de falsa renovación.

Por mi parte, tengo las mismas 5 palabras atoradas en un lugar de mi cerebro. No es un nombre personal ni un lugar a donde ir. Tengo ganas de ser. Quiero un café bien cargado para seguir girando sobre mi cama. Resulta que la ciudad está ahí y yo estoy de este lado de la ventana, mi cámara no tiene rollo. De pronto me da un miedo terrible de crecer, pero supongo que hay ventajas como pagar impuestos y los seguros de vida. En mi declaración no hay nada que agregar, resulta que los dulces y los preservativos no son deducibles.

Tengo que aprender a escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.