27.3.13

Torrente


Es la segunda vez que me caigo al caminar de regreso a casa y de no ser porque cada vez siento más torpes mis manos pensaría que es mera estupidez.

Yo me quería dormir, pero estaba tan distraído con sus palabras que apenas y pude cerrar los ojos. afuera la noche seguía acrecentándose, la luna brillando y los perros aullando, deben ser síntomas de la cafeína;  adentro la ventana seguía cerrada y el olor a humedad se había disipado.

En la mesa las cartas se estaban acumulando conforme pasaba la semana, el lienzo seguía en blanco y el silencio estaba ahí, solo que no me tomaba el tiempo de vivirlo.

De pronto tengo miedo de ser un personaje de allen y que la vida pueda tener un giro aún más extraño de lo que va; que llegue alguien extraño y me secuestre tan solo porque tuvo un sueño en el cual ganaba la lotería.
He bebido tanto café como para no dormir una semana entera, a este paso voy a terminar vigilando a los osos durante el invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.