15.4.13

Llave.


Mis lunes se ve embestido por caballos, gripe matutina y algunas cuantas partes de algodón; he trasbordado para terminar en el mismo asiento, mientras las mañana seguía escapando en la ventana posterior. mis nauseas matutinas se mantenían puntuales, los golpes de la gente al pasar; en momentos como esos siempre me asalta la misma duda, de que habrá sido tu sueño la noche anterior.

Por ejemplo al salir, siempre me pregunto qué diablos estoy haciendo. generalmente la incógnita se pasa en los siguientes 5 minutos. a veces me pasa que se queda todo el día, noche y fin de semana. caso similar a lo que tú me provocas, eres una incógnita que no se despeja de mi, ni de lo que me acontece, ni de mi entorno ni de mi situaciones cotidianas.

No tienes que entender lo que trato de decir, mucho menos escucharme durante tiempos prolongados. No hay que saber que dicen los silencios que nos invaden, tan solo hay que saber cómo pasar desapercibidos. mientras la ciudad se pierde entre las ondas de calor, yo prefiero perderme en tu mar. nunca terminaré de entender lo que está sucediendo.  Si de pronto mi lunes se vuelve extraordinario, tendré que culparte por todo lo sucedido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.