21.5.13

28/28


28/28 
Me he decidido a escribirte esta noche, pero las ganas se me van del cuerpo conforme voy escribiendo; podría narrarte las cosas que estoy seguro no has notado, pero odio hacer eso, de verdad lo odio, porque es como arruinarle las sorpresas a la vida. yo no soy la vida y mucho menos una sorpresa.

Son las 10:13 de la noche de un martes y te escribí, lo hice sin remordimiento; el remordimiento me viene cuando pienso en como podrías tomarlo, así que voy a afrontarlo de la manera menos directa. lo haré a través de la ficción; te voy a escribir en ese pequeño margen que nos queda de ficción entre nosotros, el pequeño espacio en donde siempre es el mismo tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.