24.5.13

Muéreme


muéreme lento y con palabras cargadas de suplicio. muéreme despacio y sin la menor provocación. muéreme un lunes, martes, incluso viernes. muéreme porque no sé cómo se siente hacerlo a través de ti. muéreme ahora, o calla para siempre; aunque también puedes callarte ahora y ver como sucede. muéreme exactamente como sabes hacerlo, porque llevas en las clavículas la marca de cómo se siente.muéreme, pero muéreme ya; deja para después los formalismos y trivialidades, las situaciones de café y platicas ocasionales. ve directo al plato fuerte, pues si hay algo que detesto es que la comida se enfrié.

Pero sobre todo, muéreme tú; porque quiero que lo haga cualquier persona, quiero que seas tú en específico, así que adelante, dispara valiente.

1 comentario:

Arturo Contreras dijo...

De cuando uno se encuentra en la orilla de la barda.

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.