13.5.13

Polaroid en Domingo.


La historia se repite, solo que con la lluvia de fondo; el café esta amargo y la tos incesante. mis manos se siguen resecando como saben hacerlo los domingos y la garganta se siente algo fría, cosa normal para estas situaciones. si te preguntas un motivo en particular, no tendría en claro que responderte; argumentaría – es lo que mejor se hacer, después del espagueti- por mí, por mi vida y por cada momento que sucede; por el café salado que siempre me sale por sorpresa.

En tu lugar, tú no tienes nada que argumentar, me basta con que seas y ya; palabras muchas, para impregnarme la piel, los oídos y los días restantes; palabras que se me peguen como las monarcas en los bosques, que me acompañen en mi recorrido diario a través de las distintas ciudades. palabras que en una mañana de martes o lunes –o el día que tengas mas lleno de cosas ordinarias- mientras tomo un baño, me lleguen a mitad de una canción, con la cabeza llena de espuma y los ojos cerrados, no voy  a saber distinguir si en realidad está sucediendo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.